Blogia
javierdelgado

EN EL JARDÍN BOTÁNICO, DE NUEVO CON EL SABIO MARIANO CESTER: SEGURIDAD EN LAS UBICACIONES DE ESPECIES EN EL PLANO DE LA GUÍA

EN EL JARDÍN BOTÁNICO, DE NUEVO CON EL SABIO MARIANO CESTER: SEGURIDAD EN LAS UBICACIONES DE ESPECIES EN EL PLANO DE LA GUÍA

Esta mañana he pasado un buen rato con mi amigo el sabio ingeniero técnico de montes Mariano Cester, hijo de la famosa jotera Isabel Zapata y él mismo colaborador muy activo durante años en cuadros de jota que le llevaron por medio mundo cuando eso no estaba al alcance de casi nadie de su barrio y condición.

Mariano Cester es un sabio que te transmite sus conocimientos con una extraña técnica que no consigo analizar; debe de ser porque no se trata de ondas intelectuales sino cordiales, o de ambas a una frecuencia especial, lo que emite, porque emite constantemente y uno sabe que su información se está depositando en el lugar preciso del cerebro a donde él la envía. Yo creo que es un mago dedicado a enseñar botánica (entre otras cosas) y a vivir la vida con un espíritu tan apasionado como abierto y crítico. Mariano, aparentemente "va a su bola", más aún ahora, cercana su jubilación. Pero segurametne lo que ocurre es que su bola es una esfera capaz de integrar como en una burbuja a quien se acerca a él con ganas de trabajar y de aprender.

Con él, pues, he repasado mi plano de las plantas del Jardín Botánico por tercera vez en un mes: no quiero sospresas desagradables y lo cierto es que el dibujo más aproximado que tenemos (en Parques y Jardines, yo mismo) de la ubicación de las especies no es muy exacto. Como Mariano dice, haría falta una fotografía aérea para ver exactamente el trazado de esos camminos sinuosos que él mismo diseñó hace ya muchos años. Los diseñó así, precisamente para que el visitante viviera una experiencia visual especial; pero a quien busca un árbol o arbusto concreto le cuesta un poco en según qué rincones: porque no concuerdan las líneas de ningún plano con la realidad del trazado de esos caminos. Pese a todo, tenemos algo aproximado.

Hoy Mariano Cester me ha puesto un generoso diez sobre diez en mi exámen sobre las ubicaciones en el Jardín. Yo me hubiera puesto un ocho y medio, porque algún detalle fallaba.

Y les voy a contar un secreto: hay especies en este Jardín que no son lo que los papeles oficiales de su compra dice que son. y hay que esperar a que crezcan más para ver cuál es su identidad real. Eso es fastidioso para los que hacemos guías (e imagino que para los visitantes), pero a mí me da bastante risa saber que en el mercado (estamos hablando de un mercado selecto de proveedores muy serios a servicios municipales de toda españa), en ese mercado se deslizan errores precisamente como la copa de un pino. Y hay que ser todo lo trabajador y lo honesto que es Mariano Cester para reconocer que algo no casa bien y ponerse a investigar qué diablos es realmente lo que crece ante los ojos.

El caso es que después de este último repaso creo haber reducido los errores hasta un cinco por ciento, no más. Así que quienes se ayuden de la Guía podrán aprender sin equivocarse; o más bien sin ser llevados al error.

Al parecer, se hará una tirada especial de ese plano para entregar a l@s visitantes del Jar´dín Botánico, lo cual paliará de alguna manera la falta de rotulación debida a la continua acción vandálica: los rótulos no duran casi nada en su sitio. Ese plano lo llevará cada cual en su bolsillo y nadie se lo romperá...

Entretanto, Sergio Naya trabaja en un nuevo diseño de la Guía que la adecue a la colección de Prames de "Guías turísticas", un diseño que hace al libro más estrecho y más alto, que a mí me parece mucho más útil porque cabe mejor en los bolsillos... La Guía va a tener más de doscientas páginas y muchas fotos. Sergio se asegura una vez más de que todo esté en el sitio que le corresponde. Como Mariano se asegura de que todo esté reflejado adecuadamente en el plano del Jardín. Son cunas ciento cincuenta especies distintas, y a veces a uno se le va el lápiz en el momento de fijar la ubicación. Pero ya va saliendo un plano como tiene que ser. Al menos, se lo aseguro, hemos hecho y hacemos todo lo que podemos hacer.

Al acabar la mañana, empapados de sudor, agotadas las meninges del recitado de nombres comunes y latinos y cansado el cuerpo de ir y venir por todo el Jardín ( a veces con una hoja en la mano para compararla con las de otro árbol; a veces con un fruto ante los ojos para certificar una diferencia entre dos subespecies...

Toda la Botánica que he aprendido en los últimos veinte años la he aprendido así: con el libro en la mano y la planta delante de los ojos. La planta o una de sus partes: hoja, fruto, flor... Lleva su tiempo eso de la taxonomía, pero es que sin saber con certeza lo que tienes delante todo lo que culturalmente construyas sobre ese error no hace sino ampliar el error a un grado superior. Lo he visto en libros de medicina, o de folclore, o de literatura (sobre todo de literatura): quien lo escribió no se fijó bien o le importó un pito cómo era y lo que era tal o cual planta; ly puso un nombre a partir del cual emborronó las páginas con una construcción sin base. Sucede igual en esto que en cualquier otro orden de cosas. Por ejemplo: si un personaje masculino español de los años cuarenta va por las calles de Zaragoza en invierno, ¿llevará una gorra de astracán encajada en su cabeza? Desde luego, si escribimos que   la lleva, más vale que sea para decir con eso algo concreto sobre tal extraño personaje. ¡Y debe de ser muy difícil imaginar que da tres pasos por la Gran Vía sin ser detenido...por sospechoso de algo!

En fin. Yo llegué a la Botánica por la escritura: me daba vergüenza no poner nombrar los árboles y arbustos concretos que salían en mis cuentos, etc. Luego vino el darme cuenta de lo que quería decir que hubiese tal arbusto en tal sitio en tal época, los datos que suministraba...

Otro rato seguiré con este asunto de la mención de las plantas en la literatura. ¡Se lleva uno unas sorpresas!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

María Pilar -

L@s visitantes del Jardín Botánico tenemos la suerte de leer el "diario personal" de la Guía que estáis escribiendo. Es como saber el día a día de un embarazo. ¿Cuándo será el parto? Gracias Javier, un saludo desde la zona de los sauces.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres