Blogia
javierdelgado

NEGOCIOS DEL PCE. LADRILLO Y LUCHA POR LAS PERRAS

 

 

 EDITORIAL PRENSA ASTURIANADirector: Isidoro Nicieza

 GIJÓN

 
El grupo inmobiliario de los comunistas


Viviendas promovidas por la cooperativa Moreda.

 Servicios
     Enviar esta página

    Imprimir esta página

    Contactar

 Anterior

Volver

Siguiente 

 
 
 Multimedia
 Imágenes 


Vecinos de Moreda con problemas en sus viviendas descubren una serie de sociedades de Progea, vinculada al PC e investigada en Zaragoza

El grupo Progea, empresa inmobiliaria vinculada al Partido Comunista, está siendo investigada por un Juzgado de Zaragoza. En Gijón las críticas a la promotora de los comunistas son muchas y muy duras por problemas en sus obras. Así los afectados descubrieron Progea y sus filiales, que tienen como hombre de confianza a José Antonio Hevia Braña, coordinador de política económica de IU y ex concejal en Gijón. Los afectados no acaban de entender cómo un grupo que surgió con fines sociales, para vivienda protegida, acaba vendiendo pisos de lujo en zonas como el desarrollo de Poniente.

M. SUÁREZ

Carmen Carrelo, miembro de la cooperativa de vivienda Moreda, estuvo casi seis años sin poder utilizar su trastero por problemas de humedades. El asunto acabó en el Juzgado de primera instancia número 1 de Gijón, cuyo titular obligó a la empresa que había gestionado la construcción de los pisos a costear la reforma necesaria para dejar la propiedad de Carmen Carrelo en condiciones óptimas.

El juez se pronunció en 2001, pero el conflicto aún tiene aristas por pulir. Las que quedaron de un proceso «con muchas cosas raras», según esta vecina de Moreda. Un proceso en el que se ha cruzado el grupo Progea. En los Juzgados de Zaragoza, donde tiene su sede social, se instruye una investigación por supuestas irregularidades en la toma de control de esta empresa vinculada al Partido Comunista. El hombre de Progea en Asturias es José Antonio Hevia Braña, ex concejal y coordinador de política económica de Izquierda Unida (IU).

La cooperativa Moreda se constituyó por mediación de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón y promovió 44 viviendas protegidas en la calle Desfiladero de las Xanas. La empresa Ecovi, con Hevia Braña como representante ante los vecinos, corrió con los trámites de la gestión. En diez años la empresa cambió de nombre varias veces, aunque el intermediario ante los cooperativistas siguió siendo José Antonio Hevia.

De Ecovi se pasó a Covi 89 y luego a ALG. Ninguna de ellas, sin embargo, fue la que notificó a Carmen Carrelo que finalmente se iban a subsanar los vicios constructivos detectados en su trastero y vivienda, que también presentaba problemas de humedades. El aviso llegó de Progea, grupo con el que esta cooperativa nunca había tratado antes.

Cuando Carrelo se percató de este «baile», a través de internet volaban las quejas de cooperativas que habían promovido vivienda protegida de la mano de Progea en otras localidades españolas. «Y yo me enteré con asombro de que, por lo visto, a nosotros quien nos creó y gestionó fueron Progea y Creixeda, que publicitaban nuestro edificio entre sus obras realizadas», explica esta vecina de Moreda, que no entiende «por qué nadie nos informó de todos estos cambios».

Progea nace en Zaragoza con una gran vocación social, aunque en 1992 adopta la forma de grupo empresarial y la construcción de viviendas protegidas deja de ser su única razón de ser. En Asturias, y especialmente en Gijón, sus filiales están desarrollando algunas de las promociones residenciales más codiciadas.

El pulso por el control de Progea ha enfrentado a ciertos sectores de IU y del PC, hasta el punto de llegar a los tribunales. El conflicto, que ya se conoce como «el asalto a la caja de Progea», está pendiente de resolución por parte del Juzgado de instrucción número 3 de la capital maña. La izquierda asturiana, según fuentes próximas a dicha formación política, no es ajena a esta refriega inmobiliaria.

En Asturias Progea actúa con distintas sociedades, según la investigación realizada por los vecinos, como la de Prosein, Fuentejalón o Alborada Siglo XXI, tres empresas con gran peso en el sector de la construcción. La primera firmó dos de los «edificios barco» de Poniente, obteniendo licencia de obra apenas un par de semanas después de haber escriturado su solar en la zona. La segunda interviene en la urbanización de El Lauredal, un proyecto que inicialmente iba a desarrollar Sogepsa y que ahora está bajo control de la iniciativa privada. Y la tercera está inmersa en el área residencial de Piñeres, una de las grandes apuestas residenciales de Candás. De una u otra forma, «Toni Hevia aparece vinculado a casi todas ellas», apuntan los vecinos, que han tratado con el coordinador de política económica de IU y que aportan información mercantil y escrituras públicas. Es su forma de denunciar «la amoralidad de quienes tanto prodigan las ideas de izquierdas, defienden la vivienda protegida y critican la especulación de los constructores».

Hevia Braña, por su parte, no ha querido hacer declaraciones al respecto y ayer cerraba el asunto con tres escuetos matices: «Hace tiempo que estoy desvinculado de la cooperativa Moreda», «Progea sólo intervino ahí para echar una mano, pero nada tiene que ver con esa cooperativa»; «se están diciendo muchas mentiras», remató Hevia.

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres