Blogia
javierdelgado

IN MEMORIAM: JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ PAZ

IN MEMORIAM: JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ PAZ

EL CURA DEL CINEFORUM

(Publicado en sección de "Necrológicas" deHeraldo de Aragón, jueves 28 de diciembre de 2006)

 

Ha muerto José Antonio Martínez Paz, S.J., “el cura del cineforum” del Colegio Mayor Pignatelli, luego Centro Pignatelli, universalmente llamado “el Pignatelli”: Quedamos en el Pignatelli, Se presenta en el Pignatelli, La charla es en el Pignatelli… José Antonio Martínez Paz se dedicó al cineforum durante muchos años, su vida fue un cineforum excepto aquellos años que marchó a la leprosería de Fontilles, donde puede que les organizase o reorganizase un cineforum más que nada para no perder la costumbre, su costumbre. Su costumbre de pensar en voz alta, de ofrecer su cabeza para que un público indigno, quiero decir indígena, comenzase a ver cine “de otra manera”, con ese forum de la coletilla, con las ganas de saber qué se cuece de verdad en las películas, incluso en las películas en las que parece que no se cuece nada.

 

El cineforum de Martínez Paz era un aula inteligente, interactiva; todo eso tan pedagógico que debe tener un aula estaba en su cineforum semana tras semana, ciclo a ciclo, con la pantalla, el proyector, el folio introductorio, el silencio de las cortinas, las voces comentapelículas, las voces de los otros, de nosotros, el público presente. Y su voz. Su emocionada forma de hacer ver otra vez las escenas con la imaginación, como en un ejercicio de aquellos de San Ignacio pero aplicado al cine.

 

Recuerdo sobre todo al Martínez Paz de los años setenta porque fueron los años en los que más veces acudí a su cineforum del Pignatelli. Recuerdo “Deserto roso” de Antonioni, recuerdo “La Confesión” de Costa Gavras. Recuerdo muchas más, pero ustedes ya se hacen idea. Por unos pocos duros veías la película, escuchabas el forum, acaso intervenías, compartías el gusto por la imagen y, en el caso de Martínez Paz, el gusto absolutamente desmedido por las palabras, un río de palabras desbordado en las que las películas volvían a vivirse dentro de la cabina de cada cual, en la caja más oscura de nuestros cerebros abiertos a su voz, las orejas puestas como una lente al revés.

 

Pero recuerdo a Martínez Paz ya mucho antes, de oír hablar a mi madre con la suya en el rellano de la escalera o en el portal de casa, nuestra casa entonces de San Vicente Mártir 26. Nuestro piso estaba sobre el piso de los Martínez Paz, y mi madre decía que aquel chico estudiaba para sacerdote por no aguantarnos a todos nosotros haciendo ruido sobre su cabeza todo el santo día. Y que ya llevaba cumplidos sus años de purgatorio. Cosas así decía nuestra madre. O la suya. No estoy seguro.

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

José Joaquín Girón Blanc -

José Antonio Martínez Paz ers mi amigo. desde que yo estaba en 4ºde bachiller en el Colegio del Salvador de Zaragoza. En 1945 estuve con él en el Campamento de SA: María DEL Buen
aire en el Escorial.
Mientras estudiaba en Barcelona a veces nos veíamos
porque yo estaba haciendo la especialidad.
Años depués fuí a su Primera Misa en San Cugat -yo vivía en Murcia- y cuando me casé me regaló un crucifijo que tenemos en la pared del dormitorio. Un mes antes de su muerte estuvímos a visitarle en el Colegio. Nada hacía sospechar que tan pronto iba a morir y tan casi repentinamente.
Durante casi los 61 años de vida religiosa que ha tenido en la Compañía hemos estado en contacto y nos hemos querido.
Lo tendré muy presente
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres