Blogia
javierdelgado

Y DE PRONTO, SE APAGAN LAS LUCES: OTRA VEZ NADA TIENE INTERÉS, LA VIDA ES INSUFRIBLE. ÁSÍ ES LA DEPRESIÓN, MI DEPRESIÓN.

De pronto, sin aviso (¿o los hubo y no  me dí cuenta?), se apagan otra vez las luces: nada en la vida tiene interés, la vida misma, cada instante de vida, se presenta insufrible.

Recuerdas cuando (¡hace tan poco!) tantas cosas resultaban incluso apasionantes.

(Pero en el recuerdo se ha perdido la impronta de la pasión).

Recuerdas el amor, la compañía, los paseos, la escritura, la lectura, la música, el qué sé yo:

todo eso que hace que los días parezcan tener un sentido.

Esqueletos inertes.

¡Ceniza en la boca!

¡Si hasta te repugna el recuerdo de haber tenido ganas de hacer esto y lo otro!

¡Si te sientes ridículo contigo mismo por haberte puesto a...!

Es un tipo de vergüenza de uno mismo muy especial, abrumadora, espantosa.

Se te incendian las entrañas de estupor.

Te has puesto a escribirlo aquí en el blog por una rara mezcla de razones.

¿¡Qué ha sucedido!?

¿Qué química falló?

¿Qué diezmillonésima parte de miligramo de qué substancia te falta o te sobra en el cuerpo en este momento?

Mientras escribas estarás vivo.

Mientras puedas escuchar la llamada de la muerte será que sigues vivo.

Mientras confíes en que de pronto, de nuevo, volverán a encenderse las luces ahí dentro, en tu cerebro, en tu corazón.

¿Pero cuándo?

¿Cuánto tiempo pasarás este horror, con los plomos fundidos?

Te dices: pasará el momento, como pasaron otros.

Te dices: siempre, de pronto, volverás al silencio y a la oscuridad.

¿Cuántas veces, cada cuánto tiempo?

Tomas la pastilla contra la ansiedad: bajo la lengua se deshace su triste consuelo.

Y así otra vez, y otra vez.

¡El colmo es que te sientes en la obligación de desear poder contar que ha sucedido de nuevo, de repente, otra vez!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Antonio -

Todo pasará como pasó siempre, y volverá a tener sentido todo aquello que lo perdió.

Sé bien, que esto te suena a hueco, en este momento.

¡Ojalá desaparezca pronto ese pitido... y recuperes la energía y la ilusión.

¡Un abrazo muy muy grande!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres