Blogia
javierdelgado

CRISIS ECONÓMICA: OPINIONES EN EL PARTIDO COMUNISTA FRANCÉS. Y ALGUNAS OTRAS WEBS ROJAS DE INTERÉS.

Encuentro en la Red este interesante texto de unos cuantos dirigentes del PCF.

Lo copio tal cual para que ustedes puedan aprovecharlo como mejor les parezca.

Mis comentarios, si los hay, los haré más adelante (cuando tenga más ánimo). En cualquier caso, me parecen interesantes varios puntos de la reflexión que proponen.

También me parece de interés ponerles aquí las direcciones de dos publicaciones rojas italianas y de una web de "recopilación"  de artículos de diversas publicaciones rojas:

L’unità: http://www.unita.it/

Il Manifesto: http://www.ilmanifesto.it/

http://www.humanite.fr/-Plate-forme-internationale-de-la-presse-progressiste-

ARTÍCULO DEL PCF SOBRE LA CRISIS:

El PCF no puede dejar escapar la oportunidad histórica

Original francés artículo : http://www.humanite.fr/2008-10-23_T...

By Paul Boccara, Yves Dimicolie, Nicolas Marchand y Catherine Mills

Translated Martes 28 de octubre de 2008, por J.A. Pina

http://www.humanite-en-espanol.com/El-PCF-no-puede-dejar-escapar-la.html

La izquierda ¿Para quién? ¿Para qué?

Las demandas de intervención pública vuelven a crecer frente a la crisis financiera y las medidas de Sarkozy. Todo esto refuerza la necesidad de acción autónoma, original y valiente del PCF para unir a la izquierda transformadora y no dejar escapar esta nueva oportunidad histórica. En este sentido apoyamos las dos declaraciones del texto base común (1) que afirman:

1.- Se trata de desarrollar el PCF, en lugar de comprometerse en “la construcción de otro partido de contornos imprecisos”, de transformarlo profundamente, aunque, cuidando de salvaguardar “su autonomía de reflexión, de decisión y de acción”.

2.- La aspiración a la “superación del capitalismo”, y de hacer emerger otra civilización: “de un comunismo de igualdad y de libertad para todos” (…) “bien insertado en las realidades y las aspiraciones de nuestro tiempo”.

Estas declaraciones son un valor, que nos ha permitido no promover un texto alternativo, que aumentaría la división. Reforzando así la unión de los comunistas. Pero, el texto base común (1) contiene insuficiencias, contradicciones, ambigüedades que necesitan un importante trabajo de enmiendas alternativas de los comunistas.

La crisis financiera reclama una extensa reelaboración de ideas. Aumenta la necesidad de articular las aspiraciones comunistas con un proyecto social y político, iniciativas de acción, campañas y reencuentros sobre propuestas unitarias. Para responder a estas necesidades, el nuevo texto deberá concretar las exigencias de innovación del Partido comunista. Se trata de poner fin al largo periodo de vacilaciones, debilidad en las propuestas y en definitiva de parálisis de la dirección nacional. Es preciso, acabar de una vez por todas con el abandono de las aspiraciones revolucionarias, hecho en nombre de la unidad de la izquierda, para llegar a la construcción de una verdadera alternativa.

Unas propuestas de acción con medidas concretas, inmediatas, para mejorar la vida de la gente y defenderla de las consecuencias de la crisis financiera, medidas que deben ser articuladas con un horizonte transformador, cuestionando las reglas del capitalismo. Debemos reivindicar un polo financiero público, para la reapropiación social del crédito bancario. También, fondos regionales que promuevan un crédito selectivo y tasas de interés mucho más bajas para los programas de empleo.

Se trata de no delegar en el Estado, apoyando nuestras propuestas en una verdadera democracia participativa y con intervención popular. Más poder de los ciudadanos y de los asalariados, en las empresas, en los servicios públicos, en los municipios, en las regiones. A nivel nacional, en Europa y en el mundo. La unión y los proyectos políticos deben planificar acciones, propuestas transformadoras y electorales; organizando, a partir de las luchas, el debate sobre contenidos suficientemente avanzados.

Reafirmar la primacía del movimiento popular, no puede confundirse con planteamientos repetitivos de “debates ciudadanos”, pretendiendo justificar apoyos a acuerdos cupulares, aceptables para el PS y para aquellos que quieren gestionar mejor el capitalismo.

Es necesario buscar acuerdos basados en rupturas con las reglas del capitalismo, que se encuentra profundamente desconcertado. Partiendo de la organización las luchas: por otro uso del dinero, la seguridad en el empleo, la formación continua, otros servicios públicos. Nuevos poderes para los asalariados y los ciudadanos, para avanzar en la apropiación social de las empresas y de los servicios.

En referencia a las elecciones europeas, si se organiza una lista abierta, no puede basarse en la moderación de los contenidos; al contrario, la crisis financiera actual aumenta la credibilidad de políticas mucho más audaces.

Es imprescindible otra orientación del Banco Central Europeo, con otros modelos de crédito bancario, a favor del empleo y del acercamiento a los países emergentes. Contra la hegemonía del dólar, por otra construcción mundial de cooperación en el desarrollo de los pueblos.

Todas las propuestas sociales, especialmente las ecológicas, no pueden ser planteadas, sólo hablando de desarrollo sostenible y sin premisas anticapitalistas. Los desafíos de la contaminación y las amenazas sobre el clima, deben denunciarse cuestionando la dominación de la rentabilidad financiera sobre las empresas, y potenciando la responsabilidad social de los nuevos poderes con la expansión y la creación de servicios públicos.

En relación con los cambios en el PCF, es preciso reafirmar que debe “transformarse sin desnaturalizarse” y concretar cómo. Lo cual exige una profundización de la democracia en el partido. Su dirección efectiva debe ser asegurada por órganos regulares elegidos, que rindan cuentas, con transparencia en los debates y con respeto a las decisiones, lo contrario a pequeños grupos sin control. La dirección nacional debe ser elegida a partir de candidaturas presentadas por las federaciones, por las secciones y también a nivel individual, lo contrario a una dirección elegida por la dirección saliente. El Consejo nacional debe jugar indudablemente un papel dirigente en la toma de decisiones junto a una Ejecutiva y un/a Secretario/a nacional que se comprometan a promover las aportaciones propias del Partido comunista, a trabajar colectivamente, en coherencia, con las decisiones de los comunistas en los congresos y en consultas periódicas. Un encuentro nacional anual de delegados de las secciones permitiría responsabilizar a esta dirección nacional ante los comunistas que podrían requerir mejoras y correcciones en la actividad de los dirigentes.

Igualmente se necesita un gran esfuerzo de formación, a partir de los estudios marxistas más recientes, que responda a las expectativas de los comunistas y permita abordar los desafíos de la actual época histórica que se abre con la crisis del sistema. El congreso debe lanzar campañas de movilización y de contrapropuestas que agrupen a la izquierda en nuevas y audaces formas. Se deben articular objetivos sociales valientes que sirvan de apoyo a las luchas: sobre los salarios, el empleo y los servicios públicos. Avanzando en otros modelos del crédito bancario en torno a un polo público, con otra utilización de los fondos públicos. Nuevos poderes para los trabajadores y los ciudadanos.

(1).- Texto presentado por la dirección del PCF, para el próximo congreso partidario.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres