Blogia
javierdelgado

TARDE-NOCHE DE DOMINGO. LAS PALABRAS QUE GUÍAN EL RECUERDO. EL AJEDREZ. "WINTERREISE" DE SCHUBERT. LAS FUERZAS QUE FALTAN.

TARDE-NOCHE DE DOMINGO. LAS PALABRAS QUE GUÍAN EL RECUERDO. LAS FUERZAS QUE FALTAN.

 

Acaba la tarde del domingo, llega la noche y acaba con su comienzo toda la semana. Me ha costado tres horas escribir los 1.800 caracteres de la columna de “Artes & Letras” del próximo jueves.

 

 Por momentos he pensado en dejarla para otro rato, pero no he querido rendirme así al desánimo, abandonar la partida: si te pones, te pones, y hay que aguantar el tipo, repasar la palabras, quitar, quitar, quitar (irá de ajedrez “soviético”, pero hubiera querido hablar también de la escuela china, hoy tan en alza; también de tantos otros libros que me han entusiasmado en otros momentos- sobre Bobby Fischer, por ejemplo, que acabó de un golpecon la escuela soviética y con tantas otras cosas: murió el año pasado y han salido buenas cosas; también del papel estupendo que hacen ahora las actuales grandes maestras del ajedrez, verdaderas “divas” con seguidores acérrimos, listas, guapas, tenaces, que ponen cada día más alto el listón para tod@s l@s jugador@s; y tantas otras cosas…).

 

 Pero el quid de la columna es su extensión precisa y quien no lo comprende y lo acata no merece publicar en ellas. Así que paso tres horas (entre el té de las seis y la cocacola de las nueve, Prozac por medio) metido de cabeza en esas líneas que me levan a otras que releo en libros, revistas: recuerdos, subrayados, notas.

 

 Escribir sobre un libro, sobre libros, tiene mucho de repaso autobiográfico (que generalmente hay que ocultar, pero que a veces resulta interesante hacer ver, siquiera en un detalle, para dar idea de la subjetividad), y eso tiene la gracia y el inconveniente de que de una palabra saltas a otra y a otra como de piedra en piedra de una orilla a otra de un río, un río inacabable porque lo estás intentando cruzar corriente arriba, sin darte cuenta de que al otro lado está el pasado del pasado y no la otra orilla del ahora, que no es precisamente lo que buscas.

 

 Palabras y recuerdos, esta vez sobre libros de ajedrez y sobre mis vivencias personales (que callo) con ese juego que tanto se parece a la vida misma, como siempre intento hacer ver (aunque ya me parece que el Go es cualitativamente más parecido a la vida que el ajedrez).

 

He acabado rendido, tiritando, con dolor de cabeza. Quizás debería no haber tenido la radio puesta todo el rato, tanta música variada, tanta evocación musical seguida. (Pero entonces el pitido de los oídos se adueñaría de mi cabeza). Ahora que escribo aquí para darme el gusto de escribir lo que quiero sin tope ni horario escucho las últimas canciones del “Winterrreise” D 911de Schubert por la soprano Christine Schäfer (acompañada en el piano por Eric Schneider), una grabación que adquirí entusiasmado después de haberla escuchado en la radio. Desde 2006 es mi versión preferida del “Winterreise”, “Paseo de invierno”, ese conjunto de tristes canciones que en boca de una mujer (al meno, de la Schäfer) me parecen salidas más aún del fondo de un alma realmente aterida, vacilante, ya exhausta.

 

Mi alma tiene también esta noche de domingo una voz femenina para decir todo el cansancio que tengo, para musitar mi queja por las fuerzas que me faltan.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

cano -

Me alegra mucho que hayas tenido el coraje de terminar la columna. El jueves la veré.
El teléfono que me pides es el
646 75 86 21
Suerte y un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres