Blogia
javierdelgado

"VICENTE CAZCARRA Y EL ARAGÓN DE SU TIEMPO". PRESENTACIÓN DEL LIBRO EN CÁLAMO EL PRÓXIMO MIÉRCOLES 10 DE MARZO A LAS 19,30 H.

 

Presentación
Vicente Cazcarra y el Aragón de su tiempo 
Intervienen:

Manuel Ballarín, Adolfo Burriel, Maruja Cazcarra y Javier Delgado. 
Con la colaboración de José Antonio Labordeta.


MIÉRCOLES 10 marzo 2010, 19:30 h. 
Librería Cálamo (Pza. San Francisco, 4 - Zaragoza)

-- 
Fundación Rey del Corral de Investigaciones Marxistas
(FIM Rey del Corral)
Mayor, 55, local - 50001 - Zaragoza
fimaragon.administracion@nodo50.org
Tel. 976 200 256 - Fax 976 399 651
Este es el Índice de los contenidos del libro: 
Introducción.1 Manuel Ballarín
Poema “Vicente Cazcarra”.11 Mariano Anós
Mis recuerdos de Vicente Cazcarra.13 Santiago Sancho
Vicente Cazcarra, siempre lleno de mundo.21 Emilio Gastón
Vicente Cazcarra Cremallé en la Causa sumarísima 107/IV/61.27 José María Ballestín
Maruja Cazcarra. El apoyo desde los extramuros de las cárceles franquistas.35 Irene Abad
Carta a Vicente Cazcarra.51 Antonio Martínez
Vicente Cazcarra, un antifranquista inmolado.59 José María Bañeres
A la altura de mis ojos .71 Víctor Viñuales
Vicente Cazcarra, Andalán y el PSA.75 Eloy Fernández
En la Elíseos, a media voz.81 Luis Granell
Aragón: el regionalismo de los comunistas. Así lo escribimos. .87 Javier Delgado
Largueza.93 Jorge Cortés
Tiempos con crisis en el Partido Comunista de Aragón.103 Adolfo Burriel
Mi testimonio.137 Luis Martínez
En memoria de Vicente Cazcarra.143 Santiago Carrillo
Acerca de nuestra memoria.145 Luis Yrache
Sexto recuerdo.163 José Antonio Labordeta
Anexo documental.165

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

astrid -

Felicidades por su columna de hoy jueves en heraldo de aragón.No se donde decirselo, seguro que animará a muchos a comenzar con Proust.Casualmente ayer escribí lo que le envío, espero le haga gracia la coincidencia.Un saludo.Astrid
ESCRIBAN SOBRE EL AMOR

No sé ustedes pero a mi me pasa que en todas partes voy buscando que alguien me explique mejor que yo mismo, lo que siento y vivo. Necesito buscar en palabra de otros el hilo que desenmarañe mi pensamiento y que de en la clave de estos sentimientos que muchas veces no logro descifrar. Se trata de enfocar la vida como una especie de psicoanálisis en donde no hay un psicoanalista titular, así que se tiene que ir buscando y recortando finalmente, creando el propio pensamiento. En esto estaba yo , saliendo de un tortuoso amor, cuando cayó en mis manos un libro de bolsillo de Marcel Proust. Las hojas estaban amarillentas y la letra no era muy buena, pero no tenia otro libro donde sumir mi pensamiento y huir de los descalabros a los que mi mente me llevaba analizando el amor , la libertad ,la lucha por el amor.
Desde la primera frase sentí que había dado con mi redentor. A nadie eh oído hablar del amor como a Proust. Aquella pequeña historia de bodebil resulto encajar perfectamente con mis desasosiegos.

Aquel verano fue un verano mágico , los días pasaban en calma bajo un sol implacable y el rumor y la sal del mar , ahora, se mezclan en mi recuerdo con la historia de principios de siglo en un paraje boscoso de la campiña francesa. Un hombre recibe inesperadamente una carta de su amante en la que le informa de que le abandona. Este comienzo , en apariencia ,acreedor de una nueva historia, o un retorno al pasado no sirve sino para abrir las puertas al desesperado intento de entender el porqué.

No podrán decirme que el planteamiento no es absolutamente brillante. Tantas ocasiones ciframos nuestro amor en una sucesión de acontecimientos que se ensamblan a veces de forma fortuita, a veces por las calamidades de nuestra vida, a las que de forma habitual atribuimos una capacidad de acción que para nosotros resulta incontrolable. Pocas veces nos rendimos a la reflexión del porqué .

No tengo que decirles que desde esa primera línea no pude salir del pensamiento de aquel desgraciado. Su amor, era el amor de la pasión, de la inteligencia, del entendimiento, de la necesidad de permanencia, de lo que da el amor todos los días, aún sin saberlo. Sus frases, eran tan acertadas que , pese a seguir la historia narrada en un decadente entorno de la alta burguesía francesa, con la que pocas actividades comparto en mi quehacer diario, sus palabras encajaban perfectamente en mi , hasta el punto de dudar si el escritor no habría compartido mi propia vida. Tras el primer libro, descubrí que Proust se encerró en su casa durante 15 largos años y escribió seis tomos en torno al amor.

Ese verano no dio para tanto tiempo de lectura entre baños de mar pero hubiera deseado tener toda aquella obra, para gozar y sufrir de ese amor inventado que también era el mío, sorprendiéndome con su capacidad para tratar de asir el amor, como motor de la existencia.

Proust murió hace casi un siglo, y, no se ustedes, pero yo ya he empezado a escribir sobre el amor, para ver si me aclaro, y como hizo mi gran admirado escritor, también he comenzado por el porqué y permítanme que les diga, que todavía no he dado con el quid del asunto y menos con la respuesta al porque tanto amor. Al menos tengo cuarenta años por delante para, mientras se me apodera, intentar entenderlo.
A.g. /Marzo 2010
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres