Blogia
javierdelgado

MORUS CARLSEN, "EL MOZART DEL AJEDREZ": MAESTRO A LOS 16 AÑOS

MORUS CARLSEN, "EL  MOZART DEL AJEDREZ":  MAESTRO A LOS 16 AÑOS

 Morus Carlsen a los 13 añitos

(De http://www.prodownload.net/article3949.html)

Magnus es un noruego de 16 años que se convirtió hace tres en el maestro de ajedrez más joven de la historia. Le llaman "el Mozart del ajedrez", pero su música es silenciosa y en su orquesta sólo hay peones, alfiles y el resto de instrumentos que se repiten en cada concierto desde hace 500 años.

En los primeros compases del torneo de Morelia-Linares, Magnus Carlsen inoculó un poco de su veneno al ruso Morozevich, octavo del mundo, y se convirtió en el líder más joven que nunca ha tenido esta gran cita del calendario.

Desde Bobby Fischer, ningún jugador nacido en Occidente mostraba trazas de convertirse en un gran campeón. Carlsen lleva literalmente media vida jugando por el mundo. Parece mucho, pero sólo han sido ocho años. Hace dos se enfrentó por vez primera a Garry Kasparov. Cualquier gran maestro experimentado sentiría un cosquilleo especial, el peso de la responsabilidad, la mirada intimidatoria del ogro de Bakú. El niño participaba en Moscú en una competición de partidas rápidas (con unos pocos minutos para completar cada una) y ya había eliminado al ex campeón mundial Anatoly Karpov.

En su duelo con Kasparov, enseguida se vio que Magnus toreaba a la bestia, pero ésta, a fuerza de oficio y coraje, arrancó unas tablas. Garry ganó la segunda partida y Magnus, con sólo 14 años, demostró que no es de los que se conforman. «He jugado como un niño», fue su irónico lamento.

Carlsen tiene una memoria fotográfica. Devora libros de ajedrez y en el techo de su habitación, decorado con el dibujo de un tablero, piezas invisibles bailan ante sus ojos cada vez que se acuesta. Hace ya tiempo que defiende el primer tablero de Noruega en las competiciones internacionales. Le arrebató el puesto a su mentor, Simen Agdestein, peculiar personaje que durante años jugó unas simultáneas al alcance de muy pocos: era titular en las selecciones de fútbol y de ajedrez de su país, desmintiendo algunas teorías sobre la capacidad intelectual de los aficionados a la pelota.

Superó a su maestro

Agdestein descubrió al muchacho y se ofreció a entrenarlo, con tanta fortuna que el alumno pronto superó al maestro, quien con el libro "Wonderboy" también se convirtió en su precipitado biógrafo.

La ayuda, comprensión y fe de la familia Magnus también fue providencial. Convencidos de la capacidad del muchacho, vendieron un coche y alquilaron su vivienda durante un año para pagar los gastos que suponía recorrer mundo y torneos, todos juntos, como una "troupe" circense que, de algún modo, cada semana se jugaba la vida sobre una pista cuadrada. El chaval no necesitó más redes. Pronto llegaron los patrocinadores: primero la empresa informática noruega Computas y luego la todopoderosa Microsoft, que tiene en él a su microchip más valioso.

El 26 de abril de 2004, Magnus Carlsen se convirtió en el gran maestro de menos edad de la historia, con 13 años, cuatro meses y 26 días. También ha sido el jugador más precoz en disputar las eliminatorias para el Campeonato del Mundo de la FIDE. En mayo y junio participará con otros nueve jugadores en un torneo de Candidatos del que saldrán cuatro clasificados para el próximo Mundial, que se celebrará en México en septiembre.

Sólo una nube ensombrece su horizonte. «El mejor rasgo de mi carácter -dijo una vez- es mi capacidad para concentrarme en los pocos asuntos que despiertan mi interés». Bobby Fischer lo habría suscrito a su edad. Esperemos que sólo siga su estela por el lado bueno.

 Más sobre Morus Carlsen (tomado de "¡Ajedrez Espectacular!":

He aquí un excelente artículo de David Llorens, publicado en el periódico español "El Mundo Deportivo" el pasado 19 de noviembre de 2004, y amablemente cedido a ¡Ajedrez Espectacular! Desde aquí, quiero dar las gracias a este casi centenario diario deportivo, por haberme autorizado a su reproducción en esta página web. También quiero felicitar al periodista David Llorens por su espléndido trabajo.

(Richard Guerrero, 21-11-2004)


"Pasaría desapercibido en el patio de cualquier colegio; un crío tímido de aspecto corriente que le da patadas a un balón siempre que tiene ocasión. Sin embargo, su cráneo alberga un cerebro privilegiado para la práctica del ajedrez, dotado de una extraordinaria retentiva producto de su memoria fotográfica. Con sólo 13 años de edad, Magnus Carlsen puede presumir de tener la primera norma de Gran Maestro -el más joven de la historia- y de haber derrotado en partidas rápidas a mitos como Karpov o Kasparov.

Estar considerado el talento más grande de occidente desde Bobby Fischer debería ser una carga demasiado pesada para cualquiera, y más aún para la tierna personalidad en formación de un prepúber. Pero este chaval noruego no parece notar la presión sobre sus pequeños hombros. Su ranking ELO actual, el baremo que establece el 'quién es quién' en las 64 casillas, es de 2.581 puntos, y aquellos que han examinado su crecimiento ajedrecístico aseguran que en breve pasará a formar parte del selectísimo 'club de los 2.700'; Kasparov, nº 1 mundial, tiene un ELO de 2.813 puntos.

Bajo su candoroso aspecto Magnus Carlsen esconde un increíble cerebro dotado de memoria fotográfica. El Gran Maestro Lubomir Kavalek escribió una historia sobre él en el 'Washington Post' y le bautizó como "el Mozart del ajedrez", sobrenombre con el que convivirá para siempre, seguramente a su pesar. Y si bien es obvio que se trata de un genio precoz, sorprende más la velocidad con la que aprende a quemar una etapa tras otra que lo temprano de su eclosión. Aprendió a jugar al ajedrez cumplidos los cinco años, nada realmente excepcional, y a competir a los ocho; en ambos casos fue su familia quien influyó puesto que tanto su padre como su hermana suelen disputar torneos para aficionados. Pero quien realmente vio en él un filón fue Simen Agdestein.

Agdestein, ex internacional de fútbol con su país, Gran Maestro y el mejor ajedrecista noruego de todos los tiempos, le vio jugar e intuyó sus posibilidades, así que se ofreció a entrenarle. Para conocer hasta dónde podía llegar debía enfrentarle a los mejores, y eso costaba dinero: la familia vendió su coche e hipotecó su casa para poder pagar los desplazamientos de Magnus por todo el mundo. No tardaron en recoger los frutos de su sacrificio, porque en 2002 (11 años) quedó segundo en el Mundial de la Juventud y este 2004, en Dubai, obtuvo su norma GM con la edad récord de 13 años, cuatro meses y 26 días.

La explosión mediática estaba cantada y con ella llegó un patrocinador de primera fila: Microsoft. Ahora es una verdadera estrella y se ve obligado a ofrecer ruedas de prensa allá donde va, enrojeciendo de timidez ante la avalancha de preguntas. Hace poco, en Rejkjavik, se enfrentó a Kasparov y Karpov en partidas rápidas y, aunque perdió algunas ante ambos, también les ganó otras.

Su entrenamiento no es una rutina fija, sino que Agdestein se muestra flexible según sea su estado de ánimo. Sin embargo, durante cuatro o cinco horas diarias sólo piensa en el blanco y negro de las casillas del tablero: devora con apasionamiento libros sobre ajedrez y estudia partidas y estrategias a través de Internet. Su memoria fotográfica no es una expresión para alimentar el mito, sino una realidad. Su entrenador hizo una demostración ante algunos periodistas, que eligieron al azar, de una enorme base de datos, unos diagramas del desarrollo de algunas partidas: Magnus les dijo de qué partida se trataba, entre qué jugadores, dónde y cuándo se celebró y de qué libro se había extraído sin errar una sola vez. Es más: su padre explica que, cuando el niño tenía cinco años, recitaba de carrerilla el nombre, la extensión y la población de las 430 poblaciones de Noruega con absoluta exactitud."

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

ricardo garcia -

muchas felicidades a este chavalo y espero q dentro de poco jugar conel
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres