Blogia
javierdelgado

LA JUNTA DE EXTREMADURA HA PLANTADO CINCO MILLONES DEÁRBOLES EN LOS ÚLTIMOS CUATRO AÑOS. Y COMO ESTAMOS DE ELECCIONES NOS ENTERAMOS.

 (De http://www.hoy.es/prensa)
La Junta ha plantado 5 millones de árboles en los últimos cuatro años
La reforestación garantiza el mantenimiento y refuerzo de la superficie forestal en la región El consejero Quintana destaca la declaración de Monfragüe como el mejor logro medioambiental
 

La Consejería de Agricultura y Medio Ambiente ha plantado en los últimos cuatro años un total de cinco millones de árboles, que garantizan el mantenimiento de la superficie forestal de la región; la Junta apuesta por sembrar encinas y alcornoques, y por ir acabando poco a poco con los eucaliptos.

El consejero José Luis Quintana, que hizo ayer balance de la política medioambiental en la legislatura autonómica que ahora termina, destacó que la inversión forestal ha sido de 130 millones de euros, lo que triplica la hecha anteriormente.

Buena parte de este trabajo de replantación de árboles ha sido de acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Tajo, que ha colaborado en ese presupuesto y ha hecho posible, entre otras cosas, la recuperación de numerosos bosques de ribera y galería (con olmos, alisos, fresnos y chopos).

Como hito de esta legislatura, sin embargo, Quintana subraya la declaración de Monfragüe como parque nacional el pasado 3 de marzo. Para él la declaración coloca al parque en el lugar que «le corresponde» a escala nacional e internacional, y traerá con seguridad más fondos para su conservación y disfrute.

A preguntas de los periodistas sobre si el título ha tenido ya consecuencias, Quintana indicó que el número de visitantes se ha visto aumentado.

Plan Forestal a 30 años

En este terreno medioambiental la Junta lleva a cabo desde el año 2004 un Plan Forestal ambicioso que se propone en el horizonte de 30 años acabar con todas las masas de eucaliptos existentes, sustituyéndolas por especies más propias de Extremadura como encinas y alcornoques, quejigos y algo de robles; el proceso de tareas van tan bien que el plazo de 30 años previsto para el plan podría acortarse a la mitad.

Además de reforestar con nuevos ejemplares, el programa prevé aumentar la densidad de las masas arbóreas con atención especial a las dehesas empobrecidas, de tal manera que se llegue a los 660 pies por hectárea.

Contra la erosión

Otra parte del plan es luchar contra la erosión en zonas quemadas o en las que quedaba poca cobertura vegetal; en las áreas quemadas a partir de septiembre del 2003 ha tomado la forma de actuaciones urgentes, primero consolidando el terreno y luego reemplazando con nuevas siembras los árboles calcinados.

Extremadura cuenta ya con una adecuada superficie forestal según la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, que lo que necesita es consolidarse más que pensar en nuevas extensiones.

En zonas quemadas como Hurdes las reflexiones sobre las especies adecuadas han llevado a repetir el pino como la más resistente e indicada, dada la pobreza del terreno, los vientos, y la capacidad de regeneración tras el fuego; no obstante Medio Ambienta ha introducido 'manchas' de quercíneas (robles, encinas) junto a algunas de castaños y, sólo en los terrenos bajos más aptos y húmedos, algunas plantaciones de frutales.

Equilibrio difícil

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente añadió ayer en su balance que la Administración debe hacer un gran esfuerzo para saber conjugar los intereses de la conservación con los propios del impulso económico «necesario» en Extremadura. El respeto medioambiental debe estar presente en todos los proyectos industriales que se desarrollen en la región, pero sin impedir las posibilidades de crecimiento con un progreso sostenible.

«No ha lugar para las posturas extremas del ecologismo o la industrialización desmedida y sin control. Somos conscientes de que esto se presta a los discursos fáciles, previsibles y encasillados, pero hago un llamamiento al respeto ya que la política medioambiental no puede, ni debe ser utilizada como arma arrojadiza desde un polo o desde otro».

«Extremadura debe seguir aspirando a ser el hábitat de animales en peligro de extinción, pero al mismo tiempo alejarse de ser un vivero de trabajadores para otras regiones».

Quintana también se refirió a algunos de los lemas de campaña que ha utilizado el presidente del PP de Extremadura y candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura, Carlos Floriano, que hacen referencia a una Extremadura «de calidad» y «verde».

«La región ya era verde y de calidad, y esta situación no es éxito suyo, sino de todos los extremeños, y en una parte importante de los responsables políticos que han sido capaces de cuidar la realidad». Las condiciones de vida de Extremadura deberían ser un «efecto llamada» para que ciudadanos de otras regiones y países decidan trabajar y vivir en la región.

La Junta ha creado la empresa pública Fomento de la Naturaleza y Medio Ambiente (Fonama) en la que tiene muchas esperanzas puestas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres