Blogia
javierdelgado

"ACUERDO". CUENTO CRUEL

"ACUERDO". CUENTO CRUEL

     Última foto oficial de la pareja sobre la que se cuenta este cuento tan cruel. ¿Lo llevaban en los genes? ¿Fue todo cosa suya? ¿De ella o de él?          

  

El le dijo: Tenemos que pensar más en nuestra hija. No tendremos nunca el dinero suficiente para ofrecerle lo que se merece. Sobre todo, hay que asegurarse de que pueda estudiar todo lo que se proponga.

 

¿Y qué más quieres que hagamos?, respondió ella. Nuestros sueldos no dan para más. Y no podemos cambiar ya de trabajos. Bastante si conseguimos mantenernos en ellos.

 

El le dijo: He pensado un plan. Busca un hombre de tu agrado que tenga una buena posición: un trabajo muy bien remunerado y fortuna familiar, todo eso. A ser posible, que te facilite un trabajo mejor, más de acuerdo con lo que tú también mereces. Conecta con él, únete a él. Luego busca una buena excusa y sepárate de mí. Te casas con él. Nuestra hija tendrá un apoyo económico firme para sus estudios y para todo lo que se proponga en la vida. Habremos cumplido con nuestra obligación. Y tú, seguramente, vivirás también más feliz. En cuanto a mí, me bastará ser el padre de mi hija, seguir vinculado a ella siempre lo estaré. Y me hará muy feliz ver sus triunfos.

 

Ella permanecía callada.

 

El insistió: Sobre todo, no le digas nunca nada de esta conversación. ¡Por supuesto, tampoco al tío con el que te vayas!

 

Había puesto incluso un tono jocoso en la última frase.

 

Ella estaba horrorizada por lo que había escuchado. La frialdad de su marido al diseñar ese plan. La absoluta falta de importancia de su vinculación con ella a la hora de elaborarlo. ¿Qué había de su amor y del amor entre ellos dos? Al parecer, lo único que contaba era su hija y el porvenir de su hija.  Desde ese mismo instante comenzó a desear alejarse de su lado.

 

Al cabo de algunos años, con motivo del cumpleaños de su hija, se vieron un momento a solas. No fue un encuentro buscado. Sencillamente, ocurrió.

 

El, sonriente, le dijo: ¿Ves? ¡Llegamos a un buen acuerdo! ¡Todo ha salido bien! Yo sabía que tú estabas deseando esa salida. ¡Si no, bien que te hubieras revuelto contra mi plan!

 

Esa noche lloró amargamente durante horas. Su marido, su flamante segundo marido, se preocupó.

 

No es nada, le dijo ella. La niña. ¡Se ha hecho tan mayor!

     
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres