Blogia

javierdelgado

ORDENANZA DE PROTECCIÓN DEL ARBOLADO URBANO DE ZARAGOZA, TEXTO EN HERALDO

ORDENANZA DE PROTECCIÓN DEL ARBOLADO URBANO DE ZARAGOZA, TEXTO EN HERALDO

En la foto, "Abrazo al roble del Canal" 2013

 

LA  ORDENANZA DEL ARBOLADO URBANO

 (Artículo publicado en Heraldo de Aragón el miércoles 8 de mayo de 2013)

La “Ordenanza de Protección del Arbolado Urbano” de Zaragoza fue aprobada inicialmente por acuerdo plenario de 1 de febrero de 2013 y se sometió a información pública por treinta días. Se consultó a 127 asociaciones, según listado facilitado por el Servicio de Participación Ciudadana. Antes de su aprobación, el borrador pasó dos veces por la Comisión de Biodiversidad de la Agenda 21Local. El texto ha tenido hasta catorce redacciones. Sus autores han sido técnicos municipales de diversas disciplinas, que han atendido enmiendas y propuestas. Finalmente, se han presentado nueve alegaciones y ahora está pendiente de aprobación definitiva.

 

La anterior Ordenanza databa de 1979 y fue fruto personal del Jefe de Parques y Jardines del momento, Rafael Barnola, a quien tanto debe nuestra ciudad. En estas fechas se publican ordenanzas similares en muchas ciudades del mundo: estamos comenzando un siglo. En el conjunto de esas ordenanzas coetáneas, la de nuestra ciudad es de las mejores. Y lo es no sólo por los conceptos que se manejan en ella (expuestos en su Primera sección: “Normas generales”) sino por la perspectiva social desde la que se ha planteado la defensa del arbolado urbano: eso explica que de los cuarenta y cuatro capítulos totales de la Ordenanza los diez y siete de la Sección segunda (“Normas de protección”) no sólo traten de la protección del arbolado en zonas en obras, normas de plantación y deberes de conservación, sino que seis estén dedicados a tratar el inventario del arbolado urbano, el catálogo de árboles protegidos, los árboles monumentales, los singulares y, aún más interesante novedad, los de interés ambiental y los de interés social. La Sección Tercera y última, titulada “Normas de policía” (once capítulos) es un repertorio detallado de infracciones y de sanciones que procuran asegurar buenas prácticas, públicas, empresariales e individuales, en el trato del arbolado público.

Cuando se apruebe esta Ordenanza lo importante será que el Ayuntamiento (que tantas veces se salta sus propias normas) actúe decididamente en la defensa de nuestro arbolado y que la ciudadanía la aproveche en su lucha por una ciudad mejor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ORDENANZA DE PROTECCIÓN DEL ARBOLADO URBANO DE ZARAGOZA

ORDENANZA DE PROTECCIÓN DEL ARBOLADO URBANO DE ZARAGOZA

LA  ORDENANZA DE PROTECCIÓN DEL ARBOLADO URBANO

Estos días está en período de exposición pública y sujeto a la presentación de alegaciones la nueva “Ordenanza de Protección del Arbolado Urbano” que ha elaborado el Ayuntamiento de Zaragoza. Con ello culmina un largo proceso de trabajo al que ahora se sumarán las alegaciones que se ofrezcan para la mejora final del texto presentado.  

Se trata de un texto que ha tenido hasta catorce redacciones mejoradas. Sus autores han sido Gonzalo Albasini, abogado; José Luis Alonso, ingeniero agrónomo (Jefe del Servicio de Parques y Jardines); Montse Hernández, ingeniero superior forestal; Luis Manso, ingeniero técnico agrícola y Luis Moreno, biólogo (hasta hace unos días – y durante veinticinco años - Jefe del Área de Arboricultura del Servicio de Parques y Jardines: sobre esto escribiré más adelante). También han participado representantes de los cuerpos de Bomberos y Policía Local y del Área de Infraestructuras del Ayuntamiento. Merece la pena mencionarlos porque su labor en equipo ha sido no sólo la de investigar, debatir y redactar, sino también atender gran número de sugerencias, propuestas y críticas realizadas por diversos agentes sociales (a cuyas organizaciones: ecologistas, vecinales, sindicales, profesionales, sindicales, políticas, etc., se enviaron las últimas redacciones), atención que culminó el pasado 19 de febrero en una reunión de la Agenda 21 de la Consejería de Medio Ambiente en la que se acabó de afinar un trabajo realizado a lo largo de todo un año. Así se ha conseguido que lo que partió de una idea menor de la Consejería de Medio Ambiente (reglamentar el trato del “arbolado singular”)  haya derivado felizmente en un amplio marco legal en el que ese aspecto queda perfectamente integrado.

Conviene saber que en estas fechas se publican ordenanzas similares en gran parte de ciudades españolas, latinoamericanas y europeas: cosas de un principio de siglo, seguramente, pero también efecto de los avances en la sensibilización y protagonismo de la ciudadanía de grandes urbes, para la que ya es vital contar con herramientas legales con las que defender un patrimonio constantemente amenazado por la especulación inmobiliaria, la desidia oficial y los desmanes vandálicos de pequeños grupos de la población. En el conjunto de esas ordenanzas coetáneas, la que se presenta en nuestra ciudad está entre las mejores, lo cual el fácilmente verificable si uno se preocupa en documentarse al respecto. Y lo es no sólo por los conceptos que se manejan en ella (expuestos en su Primera sección: “Normas generales”) sino por la perspectiva social desde la que se ha planteado la defensa del arbolado urbano: eso explica que de los cuarenta y cuatro capítulos totales de la Ordenanza los diez y siete de la Sección segunda (“Normas de protección”) no sólo traten de la protección del arbolado en zonas en obras, normas de plantación y deberes de conservación, sino que seis estén dedicados a tratar el inventario del arbolado urbano, el catálogo de árboles protegidos, los árboles monumentales, los singulares y, aún más interesante novedad, los de interés ambiental y los de interés social. La Sección Tercera y última, titulada “Normas de policía” (once capítulos) es un repertorio detallado de infracciones y de sanciones que procuran asegurar buenas prácticas, públicas, empresariales e individuales, en el trato del arbolado público.

La anterior Ordenanza (titulada “Ordenanzas de Zonas Verdes y normas para la redacción de proyectos de Parques y Jardines en el término municipal de Zaragoza”) data de 1979 y fue fruto personal del gran Jefe de Parques y Jardines del momento, Rafael Barnola, a quien nuestra ciudad debe mucho más de lo que se ha nos hecho saber. Las veintisiete páginas (de las treinta y seis totales) dedicadas a dibujos ilustrativos supusieron un salto inmenso en la comprensión de las necesidades del arbolado urbano. Anteriormente, en 1940 se publicó un “Reglamento para la organización, régimen y disciplina del Servicio de la Dirección de Montes y Parques”, de concepción demasiado apegada al espíritu dominante de la época.

Cuando se apruebe esta Ordenanza lo importante será que el Ayuntamiento (que tantas veces se salta sus propias normas al respecto) actúe decididamente en la defensa de nuestro patrimonio natural y que la ciudadanía la conozca, la estudie y la aproveche en su lucha continua por una ciudad mejor. Así sea.

LA SORPRENDENTE FAUNA DE LOS ESCUDOS DEL REINO DE ARAGÓN

LA SORPRENDENTE FAUNA DE LOS ESCUDOS DEL REINO DE ARAGÓN

 

La sorprendente fauna de los escudos del reino de Aragón

(Artículo publicado en Heraldo de Aragón el domingo 21 de abril de 2013 (p. 8 del suplemento "Hoy Domingo")


Javier Delgado Echeverría

El precioso palacio del Reino de Aragón, que ardió durante los Sitios, contenía un extraordinario archivo documental y una magnífica colección de obras de arte. Nos quedan algunas cosas y, entre ellas, dos grandes piedras armeras, de fino estilo gótico, obra de Fortaner de Usesques (hacia 1449), según ha averiguado hace poco Carmen Lacarra. Aparte su sobresaliente valor heráldico, poseen maravillosas orlas con animales y plantas.

Siempre me conmovieron esas figuras secundarias, “marginalia” que parecen inmortalizadas por el artista en un instante concreto de sus vidas, y que probablemente no provienen de un repertorio al uso, sino que serían observadas, en toda su vitalidad, por el escultor encargado de estas dos obras de arte, importantes en la historia de Aragón.

En el retablo mayor y en el coro de la Seo de Zaragoza los hermanos Gomar, a quienes un tiempo se atribuyeron estas piedras heráldicas, lucieron su maestría en una fauna acaso un tanto hierática. Me parece algo superior la de Fortaner,  pues dota a los animales de atractiva vivacidad.

¿Qué representan las figuras animales esculpidas en la orla de los escudos oficiales del reino? En general, animales que cazan y animales cazados. También hay algunos que muestran otros aspectos de su cotidianeidad.

A.- En el escudo con el yelmo coronado y el dragón pueden verse, entre hojas de acanto y de cardo, las siguientes figuras, de izquierda a derecha y de abajo arriba:

1.- Rincón inferior izquierdo. Una figura simiesca, de orejas puntiagudas, mantiene entre sus manos, para comerla, una fruta con aspecto de piña. Su estado erosionado impide una descripción más exacta.

2.- Rincón superior izquierdo. Un zorro (o una raposa) lleva en sus fauces un gallo atrapado entre sus dientes.

3.- Orla superior, a izquierda y derecha del yelmo. Dos palomas posadas en hojas de cardo: la de la izquierda está erosionada y le falta la cabeza y parte del cuerpo; la de la derecha picotea una hoja.

4.- Rincón superior derecho. Un búho se defiende de un gato enardecido que lo ataca.

5.- Rincón inferior derecho. Un simio mantiene entre sus patas traseras, y pegada a su vientre, a una cría, a la que parece estar espulgando: el gesto de los dedos anular e índice de su mano izquierda sugiere que está realizando una tarea de limpieza cotidiana entre este tipo de animales.

B.- En el escudo de los ángeles pueden verse, entre hojas de cardo, roble y ajenjo , las siguientes figuras, de izquierda a derecha y de abajo arriba:

1.- Rincón inferior izquierdo. Un perro con collar (luego tiene amo) caza una liebre.

2.- Un poco más arriba, un perro sin collar (por su pelaje, un perro de aguas, hábil en tomar la caza en lagos y pantanos) con el cuello de un ave acuática entre los dientes. Su deterioro no permite identificar claramente su especie, aunque por su tamaño  general y longitud del cuello evoca un cisne.

3.- Orla superior, a la izquierda. Una nutria tiene atrapado en su boca a un pez.

4.- En la orla superior, inmediatamente a la izquierda y derecha del escudo, sendas figuras muy deterioradas. La segunda conserva una mano derecha simiesca.

5.- Orla superior, más a la derecha. Una liebre que mordisquea hojas de ajenjo parece molestada por un ratón de campo.

6.- Orla de la derecha: una liebre mordisquea, aparentemente a sus anchas, una hoja de roble.

7.- Rincón inferior derecho. Un perro (muy erosionado) parece olfatear el rastro de alguna pieza.

Sobre la intención de estas figuras, puede defenderse la hipótesis de algún tipo de mensaje, por cuanto la insistencia en la representación de escenas de caza o de pelea entre animales parece aludir a algo relacionado con  semejantes comportamientos en el ámbito de los seres humanos. La excepción sería la escena solidaria del simio con su cría (puede que por su mayor cercanía a la especie humana esté significando el camino a seguir o el ideal deseado).  Pero también es defendible una visión sin ninguna moraleja y tomarlas como mero elemento ornamental que enriquece la obra. Lo mismo es aplicable a la presencia de las distintas plantas reconocibles. Personalmente, me inclino por lo primero, pues la experiencia en el estudio de obras de esa época (si bien es verdad que de carácter religioso) me aleja de su consideración como ornamentación arbitraria, mucho menos en obras de arte no sólo de gran calidad sino vinculadas a un fin concreto: en este caso a la exhibición pública nada menos que de las ‘Armas del Reyno’. Pero esa sería materia para otro escrito.  

 

 

IZQUIERDA EN (LA) CRISIS

IZQUIERDA EN (LA) CRISIS

En la foto, una feliz escena de sometimiento...

IZQUIERDA EN (LA) CRISIS

(Artículo publicado en Heraldo de Aragón el jueves 28 de marzo de 2013. Por razones de espacio se quitó el "(LA)" del título)

Ante la madre de todas las crisis del siglo XXI hay muchas tareas a realizar desde la izquierda. Una de ellas es la de intentar comprender las dificultades de las organizaciones populares para hacer frente a los efectos de las acciones del Poder. No es aceptable que en el seno de la izquierda se pretenda callar ese debate con los viejos argumentos de que con la autocrítica se divide a la izquierda, que las críticas a la izquierda solo las aprovecha el Poder y que los "trapos sucios" se limpian en casa. La izquierda no avanza porque nos negamos a cuestionarnos radicalmente a nosotros mismos con la misma radicalidad con que cuestionamos al Poder. Y eso nos dificulta una crítica verdaderamente radical del Poder y una práctica adecuada contra él.

Las organizaciones populares no deben ser juzgadas por la opinión que tengan
de ellas sus socios, ni mucho menos por la opinión que tengan de ellas sus dirigentes, sino  por la opinión de aquellos a quienes se dirigen y por su capacidad real de movilización de aquellos a quienes pretenden movilizar. Su base social: eso es lo principal a la hora de juzgarlas. Pero no solemos hacerlo así.

Si una organización popular funciona como una gran organización del Poder, ¿qué tipo de prácticas asienta?, ¿qué tipo de sociedad civil conforma? ¿Con qué legitimidad denuncia las prácticas del Poder? La reflexión sobre las prácticas concretas de organización e intervención de las organizaciones populares lleva más de siglo y medio a debate. A estas alturas del siglo XXI, ¿puede actuarse sin considerar las consecuencias del tipo de prácticas que se realizan? Uno de los mejores líderes de la izquierda enfermó de muerte al preguntarse no el "¿Qué hacer?", sino el ¿Qué hemos hecho?  

PACO FERNÁNDEZ BUEY. TESTIMONIO PERSONAL .

PACO FERNÁNDEZ BUEY. TESTIMONIO PERSONAL .

(Artículo publicado en el Nº 119 de la revista "Mientras Tanto", marzo 2013, en el eu amplío lo publicado hsta entonces al respecto)

POR PACO*

 

Tres miradas sobre Paco:

A. Cronología de una amistad

B. Últimos repasos

C. El legado de Paco

 

Son miradas subjetivas. Son mi forma de homenajear al Paco que yo he conocido.

 

A.- CRONOLOGÍA DE UNA AMISTAD

 

. Contacto en 1977. con la recién creada revista “Materiales”. Organizo el 40 aniversario muerte Gramsci en Zaragoza (¡casi en plena primera campaña electoral!) con Librería Pórtico y revista “Materiales”. Colegio Mayor Lasalle: Paco, Antoni Domenech, Juan-Ramón Capella.

 

. Carteo: de 1979 a 1986 yo no estoy en el PCE: apertura total, nuevas perspectivas.

 

. Artículo mío sobre Gramsci en el nº 13 (¡y último!) de Materiales.

 

. 1980: A Barcelona con Víctor para revista “Mientras tanto” (fundada a finales de 1979), a raíz de desavenencias en el grupo editor de “Materiales”: una crisis en el grupo de discípulos de Sacristán.

 

. 1980- 1984: encuentros en Barcelona (Neus, Eloy, Vera Sacristán y más amigos: Monereo, Izquierdo, Víctor Ríos, Juan Ramón Capella…): la risa contra la levitación sacristaniana... Una escena especial: cenando  con buen número de amistades “sacristanianas” me permito bromear repetidamente a costa de Sacristán. Silencio. Luego risas, que se hacen  desternillantes. Vera, llorando de risa, les increpa: “¿Así que ha tenido que venir este Javier de Zaragoza para que os podáis reír de Manolo, para que incluso una se pueda reír de Manolo sin reprimirse?” A mí me parecía percibir un cierto “culto a la personalidad” o como se le quiera llamar, un tabú, una actitud  de “capilla”…

 

. Mediados de 1986: Artículos míos en “Mientras tanto” sobre proceso de creación de Nueva Izquierda en Aragón…hacia IU, prologados por Víctor Viñuales, activo ecologista (antes líder de las Juventudes Comunistas de Aragón).

 

. 1987: Mayo: Memorial Gramsci (+ 1937) Fac. Económicas y Vicerrectorado Extensión Universitaria: Paco, Eloy Fernández Clemente, Carlos Forcadell, José Luis Rodriguez, José Ignacio Lacasta, todos ellos profesores de la Universidad de Zaragoza…y unos pocos amigos más o menos extraviados. Todo un día dedicado a aprender. Pero la sensación de que en este país (al menos en Aragón) se seguían las cuestiones teóricas como se sigue a un club de fútbol. Quiero decir: que había “amigos de Mientras Tanto” que no parecían leer sus páginas.

 

. Más cartas, visitas en Barcelona, encuentros esporádicos en Zaragoza o Barcelona. Intervenciones de Paco con grupo de la revista “En Pie de Paz” y con el “Seminario de Estudios por la Paz”: en ellas tratará mucho con Carmen Magallón, Perico Arrojo, Víctor Viñuales… todos dirigentes del movimiento eco-pacifista aragonés.

 

Es una época en la que sé por Paco de sus andanzas por toda España, dando charlas y creando grupos de trabajo en la dirección eco-pacifista  (y, en lo posible, feminista). Y también reuniéndose con todos los grupos y grupúsculos de la izquierda que reclamaban su opinión y, en cierto modo, su beneplácito. Como no parecía posible reunirse con todos a la vez ( pues no se querían ni ver las caras, mientras alimentaban mensajes de “unidad”) Paco tenía que dedicar muchísimo tiempo a verse con unos y con otros…procurando además que ni unos ni otros supieran que lo estaba haciendo con todos ellos. ¿Qué podía sacarse en limpio de aquellas reuniones? ¿Por qué entregar tanta vida en ellas? La historia posterior de aquellos grupos da la respuesta. Pero Paco sentía la obligación de “influir” en todo lo que se moviera, a partir de unas ideas de “renovación del ideario comunista” que le parecían suficientemente ecuménicas como para compartirlas con todos ellos. (Por eso, entre otras cosas, me sorprendió  tanto su deriva posterior como defensor a ultranza del PCE en IU).

 

 

 

. Finales de los 80: distanciamiento de Paco del equipo redactor de la revista “Mientras tanto”: le parece que ha tomado una deriva académica, entre catedráticos y doctorandos... Me lo cuenta en la terraza de un bar cercano al puerto. Parece muy desalentado.

 

(Principios fundacionales de "Mientras Tanto: La revista Mientras Tanto es una publicación trimestral de ciencias sociales. Fundada por Giulia Adinolfi y Manuel Sacristán a finales de 1979, se propuso desde sus inicios impulsar la renovación del pensamiento de la izquierda marxista incorporando a sus planteamientos esa «autocrítica de la ciencia moderna» que representa el ecologismo, así como el punto de vista feminista con vistas a someter a critica la cultura patriarcal y violenta de la que las mujeres se han mantenido, en general, al margen. El contenido de sus artículos gira en torno a temas económicos, ecológicos y políticos, a menudo desde un punto de vista de género; pero también se abordan en sus páginas facetas diversas de la política, de la ciencia, la enseñanza, la vida cotidiana y temas culturales y artísticos.).

 

1988: Paco escribe un epílogo a mi libro de poemas "El peso del humo" en el que defiende mi “cuerda floja”  en esos poemas de un místico sin Dios que se acerca al misterio de la existencia y rechaza “los libros oscuros” pero no el sonido de las campanas de una iglesia de pueblo. Por entonces, a propósito, me conecta con la gran intelectual comunista italiana Rosa Rossi, estudiosa de la mística española. Su biografía de Santa Teresa, una joya.

 

. 1991: ¿Disolución del PCE en IU? Acuerdo, desacuerdo, incomprensión (mía), tensión y largo silencio.

 

. Etapa Anguita en PCE y en IU: Paco, Monereo, Víctor Ríos…como mentores intelectuales e ideológicos de Anguita: desacuerdo radical. Además, Anguita me parece autoritario, despreciativo hacia la gente con problemas y, sobre todo, que carece de humor: lo compruebo personalmente y al comentárselo a Paco me dice esa palabra tras la que no solía aclarar su opinión...salvo por su gesto: "Hombre...". Fue una época en la que por mi parte hubo un distanciamiento radical, como todos los míos entonces.

Dado que está fue mi única seria discrepancia con Paco y que tuvo efectos muy dolorosos, me permito ampliar algo sobre el asunto.

A principios de los años 90 Paco y yo comentábamos de palabra y por escrito el sentido de la existencia del PCE en el seno de Izquierda Unida y las dificultades de IU para "levantar el vuelo" con ese peso en las alas; y coincidíamos en que acaso fuera mejor plantear la disolución del partido en IU, manteniendo una presencia comunista basada en otras herramientas (no un partido). Nos carteamos al respecto durante meses y finalmente Paco me envió un largo texto en el que se recogían argumentos y se defendía esa propuesta. Yo mismo escribí e intervine en Aragón en ese sentido, tanto en las reuniones de las direcciones del PCE como de IU a las que pertenecía como en la prensa, especialmente en "Heraldo de Aragón", del que soy colaborador "fijo" de Opinión". En ambos tipos de intervenciones utilizaba ampliamente expresiones de aquel texto de Paco, lo que le hice saber y a él le pareció muy bien, pues al fin y al cabo (como me dijo) lo habíamos escrito entre varios, no era propiedad intelectual sólo suya. Eso era parte de nuestra relación: entregarnos uno al otro textos en los que abordábamos  asuntos de fondo "ad usum amici et amicorum". 

Mi estupefacción fue tremenda cuando leí, al poco, a Paco en el "Mundo Obrero" (creo que dedicado a la Fiesta del PCE, por tanto septiembre) defender todo lo contrario. No supe cómo reaccionar. No le llamé ni escribí, ni siquiera cuando publicó en "Mientras tanto" un artículo aún más desagradable para mí: Paco defendía, con las uñas, a un PCE que hacía tiempo no era ni la sombra de lo que él parecía querer creer que aún era. ¡Yo aún militaba en la dirección del PC aragonés y lo sabía perfectamente! (Milité en el PC aragonés de 1970 a 1979 y de 1986 - inicio de IU- a 1996, cuando me fui e a dirección y de la militancia del PCE y de IU de Aragón). ¿De qué PCE estaba hablando Paco en sus escritos? ¿Por qué ese giro inesperable (para  mí) en sus posiciones políticas? Nunca hablé con Paco de aquella época suya de "colaborador", incluso "mentor" de Anguita. Nunca nos escribimos al respecto. Creo que éramos conscientes de que si lo hacíamos podíamos arruinar una amistad que deseábamos sobreviviera a toda costa (nos llamábamos “amigo del alma” el uno al otro y él lo publicó así en su “Epílogo” a mi libro de poemas ya citado).

Sobre Anguita y su liderazgo sólo decir que para mí escuchar de sus labios una vulgata o, mejor, un catecismo  ramplón en el que podía percibir los ecos del discurso de Paco me resultaba insoportable. Más aún cuando sus lugartenientes regionales bajaban aún más el nivel de la “buena nueva” y se dedicaban a eso que Sacristán llamaba “hacer ruido con la boca” en vez de hablar… mientras daban mandobles y estacazos a todo el que se moviera sin su beneplácito: la caza de brujas de supuestos amigos del PSOE en el interior de IU y del PCE llegó a extremos patéticos, enlodando a veteranos comunistas que habían hecho más por la democracia y por los avances sociales que todos aquellos maestrillos juntos con algo de poder (interno, afortunadamente) en sus manos.

Por otra parte, leer por entonces a Paco (firmando con Neus en alguna ocasión) en algunos medios de comunicación defendiendo la permanencia de las esencias de la revolución cubana (en grado ya de putrefacción burocrática y criminal bajo el puño poco comunista de los Castro) y otras cosas parecidas me resultaba perturbador: nunca le había escuchado, en años anteriores  semejantes cosas. ¿Qué Paco surgía en esas intervenciones, de qué fondo personal, de qué fuente biográfica? Mi impresión era que su amistad con un Manuel Monereo prosoviético a ultranza y dogmático por naturaleza le estaba tapando los ojos…y que yo no podía hacer nada en absoluto contra esa avalancha en la que las peligrosas bobadas grandilocuentes (¡el “sorpasso!”) de un Anguita,  los planes a largo plazo de un Monereo (embalsamar el dogma soviético de la guerra fría) y a la frenética labor “organizativa” de un Víctor Ríos empeñado en desterrar al maligno que se había adueñado del país, de El País y de las mismísimas direcciones del PCE y de IU amenazaban con destruir la pluralidad y la libertad en la que hasta entonces, mal que bien (más mal que bien: como demostraba nuestro intento de propuesta de disolución del PCE en IU), habíamos cohabitado. Por mi parte, la única salida honesta fue alejarme de todo aquello para siempre en otoño de 1996.

Sólo años después, como se verá más adelante, tocamos lateralmente la cuestión. Para entonces me pareció que Paco estaba muy decepcionado de aquella experiencia de "cerebro gris" del PCE y de IU, especialmente del tiempo dedicado a intentar desasnar a Anguita. Ni ahora mismo (diciembre de 2012) parece posible tal proeza.

En esos años del aciago liderazgo de Anguita se produjo nuestra única época de distanciamiento personal: creo que nos resultó muy difícil a ambos comunicarnos tras su vinculación a Anguita y a sus ángeles exterminadores. Aquello tuvo como consecuencia unos años de triste silencio entre nosotros. No me daba cuenta de que me tocaba a mí dar el primer paso. Lo comprendí cuando en junio de 1998 me llamaron de Madrid para decirme que Vicente Cazcarra (dirigente indiscutible e insustituible del PC aragonés desde 1966 hasta 1979 y miembro del CC y del C Ejecutivo del PCE desde 1972 hasta el X Congreso) se acababa de suicidar a los 64 años: amigos desde 1970, asuntos políticos nos alejaron en 1988. Con él no supe dar ese primer paso de reconciliación. Me prometí a mí mismo que no haría lo mismo con otras personas tan queridas y que me habían querido tanto como Vicente.  Si el joven, o sea, yo, tenía que iniciar el reencuentro, lo haría sin dudar.

 

. 2003: Publicación de mi libro “Uno de los nuestros”: primera ocasión de reencuentro: su foto, algunas llamadas, ayudas... Entonces me entero por él que no va a escribir sobre el libro en El País porque no quiere nada “con esa gente...”. Eso me da idea de un giro en dirección a lo radical por parte de Paco, al que había conocido más bien como un individuo negociador con la realidad.

 

. Conexiones esporádicas. No volvemos a hablar de PCE, Anguita...

 

. 2010: reencuentro total en el 25 aniversario muerte Sacristán. Escribo en "Heraldo de Aragón" a propósito de Sacristán y le envío a Paco el artículo. A partir de ahí:

 

. Proyectos, conversaciones, emailes. Estancia prevista en Barcelona con Neus y Paco. Renacen con toda su fuerza nuestro cariño y nuestra estima.  Le pido por escrito que me ponga “te quiero” , como yo le he puesto en mi email y en su siguiente email me pone ese “te quiero” solicitado, aprovechando para explicarme la idiosincrasia de los palencianos  ante las expresiones de cariño:

 

“Pero vamos a lo que me importa: te doy las gracias, de verdad, por los cariños.

Ya sabes que los de la meseta, incluso cuando hemos pasado (y yo llevo años pasando)

por el Mediterráneo, somos un tanto secos en esto de la expresión de los sentimientos.

Los deterministas dicen que eso tiene que ver con la geografía... Pero, aún así, puedo decirte

que yo también te quiero y que ha sido y es siempre para mí una satisfacción comunicarme contigo.

Y, desde luego, lo será aún mayor si nos haces una visita a Barcelona y tenemos la oportunidad

de prescindir de móviles y mails y de charlar largo y tendido con vaso de buen vino al lado,

recordar otros momentos en los que coincidimos (…). Lo de la "elegancia" de los de Palencia, que dices, me hace gracia y lo atribuyo también a tu bondad. Siempre había pensando que la mayoría de los de allá, y en particular los varones, son del género “Calle Mayor”  (seguramente recordarás la película de Bardem, que ahora no puedo volver

a ver ya sin cabrearme profundamente). Así que, siendo yo de aquella "tribu" (o por lo menos habiéndome criado en sus calles mayores y en sus bares), tengo que considerar tus palabras como una muestra más de cariño...inmerecido”.

 

 

Me he permitido copiar aquí estas expresiones tan personales de Paco porque acaso den idea, a quienes no lo conocieron tan de cerca, de hasta qué punto era sensible a las muestras y peticiones de cariño. El Paco “severo”, el Paco “palentino”, no era sino una forma de manifestarse de Paco, una entre las muchas que él y toda persona tenemos.

 

 

A partir de esos meses Paco me insiste mucho desde entonces en que me aleje de cualquier activismo y me dedique a escribir novelas sobre el pasado del rojerío español: que use mi humor e ironía, pero sin sarcasmo. Yo tengo planes de activismo en la asociación de vecinos de mi barrio...discutirlo. También mis tareas de ayuda a veteranos rojos para sacar adelante sus memorias...Le parece poco sensato: nadie cuenta la verdad... Me dice: "Si tanta gente hubiera hecho lo que cuentan que hicieron Franco no hubiera muerto en la cama..." discusión pendiente. Se quedará ya para siempre pendiente... A fecha de hoy, confieso que no le he hecho caso en ninguno de esos consejos.

 

Pronto los planes cambian radicalmente: Neus está mucho peor de lo que creían y hay que ver…cuidar, revisar…esperar… cáncer que vuelve...

 

. 2011: Acompañamiento telefónico a Paco por Neus: cuidar al cuidador.

 

La muerte de Neus le dejó abatido, inerme, confuso. Creo que hasta casi el final no pensó que iba a perder a su compañera. En una conversación metí la pata hablándole de Giulia Adinolfi. Reaccionó negando la mayor: habían pasado muchos años desde entonces y la medicina había adelantado mucho… Sentí muchísimo haber  metido el dedo en esa llaga…en esos momentos.

 

Y entonces se presentan con fuerza todos los síntomas de su propia enfermedad. Tratamientos, agotamientos, estoicismo...y cierto optimismo con su enfermedad. ¿Cuándo admitió que era una enfermedad mortal? Dudo si fue inconsciencia o, más bien, tal como él era, silencio y aguante por no molestar, no dramatizar, no angustiar a los demás. Paco odiaba el dramatismo y el psicodrama...y ya había tenido demasiado de eso en su activismo político, en el que se topó con gente muy dada a eso.

 

.2011 2012: acompañamiento a Paco: no agobiarle, darle ánimos, escucharle, contarle cosas entretenidas, enviarle fotos curiosas…

 

Paco me cuenta que en el hospital siempre creen que tiene muchísimos hermanos, familia numerosa: “Es porque vienen a verme muchos amigos todos los días, a todas horas…Se creen que eso sólo puede ser cosa de la familia directa y nuestra vida ha sido otra cosa, ¿no?, otra cosa”.

 

 

Y el último mes, silencio. Información por medio de su hijo Eloy y por nuestra amiga común Vera Sacristán. Eloy me dice que le hace llegar mis palabras de ánimo y amistad.

 

La semana anterior a su muerte tuvo una leve aparente mejora, tras la que cayó rápidamente en un estado ya fatal.

 

 

B.- ÚLTIMOS REPASOS:

 

1.- A primeros de 2010:

 

Dificultades para la intervención pública colectiva:

 

Hablando sobre diversas propuestas que andaban en el aire por entonces entre la izquierda, me escribió, sintomáticamente:

 

“Desde 1977 todo intento de encontrar nada mejor ha sido inútil…”

 

Eso quiere decir que desde el nacimiento de la revista “Materiales” las opciones políticas no le parecían, a posteriori, realmente interesantes. Resaltar, por tanto, que la etapa de su mayor vinculación a Izquierda Unida (la época del liderazgo de Anguita, vista unos años después, no le parecía especialmente útil.

 

2.- Email de agosto de 2010:

 

Su enfermedad (por entonces lo del cáncer de Neus no preocupaba especialmente a ninguno de ellos dos: había esperanzas, aparentemente fundadas). "Nunca habíamos ido de médicos, yo me consideraba un tipo fuerte...".

 

Sin embargo:

 

“Ando convaleciente de una intervención a la que tuve que someterme hace unos veinte días (un aneurisma de aorta) después de otra, hace unos meses, que apuntaba a cáncer de vejiga. Así que mira por dónde el Paco Fdez que no iba nunca al médico y se pasaba el tiempo firmando manifiestos para ver si cambiábamos el mundo se ha convertido desde la última vez que nos vimos en firmante de consentimientos para que le vayan abriendo la barriga...”

 

Su silencio como “opinante” público (le he preguntado al respecto):

 

3.- Email de Paco del 9 de octubre de 2010, al que le he preguntado por el asunto:

 

“Lo de que me cuesta hablar (y escribir) sobre el presente socio-político es literal. Como lo de rendirse no es lo mío y como en lo de volver a empezar, etc., he metido ya la pata varias veces, prefiero ahora estar calladito y poner el oído: a ver qué dicen los chavales. No es exactamente que haya elegido el silencio, puesto que cuando me pisan el callo suelo saltar todavía; es sencillamente que me parece mejor re-aprender de los que tienen ilusiones parecidas a las que tenía yo a sus años, pero con otras experiencias. Así que me dedico más bien a animar o a defender a los chavales. Por lo demás, y por lo que a mi hace, eso tampoco cambia mucho las cosas, pues, como vi que advertiste, bien, en el momento de leer el libro periodístico aquel de (o sobre, no sé muy bien) Anguita, que yo no leí, cuando me dedicaba a hablar o a aconsejar tampoco me hicieron gran caso...” (Se refiere a una entrada mía en mi blog, en la que criticaba ferozmente ese bodrio de libro de Anguita y hacía alusión a su “olvido” de Paco. Anguita ni siquiera mencionaba a Paco, que estuvo varios años dedicando mucho tiempo a intentar orientar esa cabeza... y la de sus más cercanos en la dirección de IU. Un “olvido” sintomático…).

 

 

La primera ocasión de reconciliación con Paco, ya lo dije,  se me ofreció cuando, en 2001, preparando mis memorias de joven comunista “Uno de los nuestros” Paco atendió mi petición de algunos datos y de una foto suya para publicar en mi libro… La cordialidad, el cariño que nos teníamos resurgió de nuevo. Y su reacción fue inmediata: abrazos y confidencias de nuevo. Tardé unos años en dar un paso que a él le costó menos de un día aprovechar para reanudar, de nuevo a fondo, una amistad con fuertes raíces en ambos.

 

4.- Aun con todo, se mueve…

 

Sin embargo, años después, enferma ya terminal Neus y Paco muy tocado por sus males, respondió a una entrevista radiofónica al hilo de las primeras movilizaciones del 15 M. Ni por el tono de su voz ni por sus opiniones podía nadie que no estuviera al tanto de cuál era la situación personal, su propio cáncer, (y el final ya asumido de Neus) de la situación por la que estaba pasando.

 

Hablando al día siguiente con él me dijo que “una entrevista como esa (en casa, por teléfono) aún puedo atenderla sin dejar a Neus y sin agotar mis  propias fuerzas”. A veces, pues, era más consciente de su mal… o se permitía  expresarlo.

 

Debo añadir que en nuestras últimas conversaciones  hubo muchas risas, mucho cachondeo acerca de muchos asuntos y de muchas gentes. Paco era muy serio y a mí eso me provocaba precisamente a hacerle reír. ¡Y vaya si se reía!

 

 

 

B.- EL LEGADO ESCRITO DE PACO:

 

Tres círculos de redacción y recepción de sus obras:

1.- Primer círculo: traducciones de pensadores marxistas y elaboraciones sobre la base del marxismo y de la historia de las ideas marxistas. Recapitulaciones sobre el ideario marxista basadas en la “crítica textual” de los textos fundacionales y de los textos más incisivos de pensadores marxistas contemporáneos. Libros, artículos. Pero también “seminarios” dedicados a la instrucción de jóvenes comunistas. Marx, Lenin, Gramsci...

 

2.- Segundo círculo (con dos aspectos):

 

2.1.- Elaboraciones sobre marxismo (centradas en la idea de las “fuerzas productivas y destructivas” del capitalismo), ecologismos diversos, feminismos, pacifismos. Renovación del ideario comunista y comunicación directa, “militante” (con afán instructor), con diversos colectivos de lo que se denominaría “eco-pacifismo” y con toda clase de partidos de izquierda. Propósito de influir en todos... Prioritariamente documentos y artículos publicados en diversos medios (aparte de las revistas “propias”: “Materiales” (1977-1979) y “Mientras tanto” (1979-85) y divulgados, aparte de en la revista “El Viejo Topo”, en las más diversas publicaciones españolas (incluidas publicaciones “marginales” o “radicales” de cada momento y publicaciones

oficiales de la Iglesia Católica y en “El País”) y, sobre todo en infinidad de charlas, conferencias, debates, etc. Recopilaciones de textos de este tipo: “de intervención inmediata” en libros como “Discursos para insumisos discretos” de 1993, sintomáticamente publicado en “Ediciones Libertarias”.

 

La decisión de no publicar en editoriales "del sistema" y dispersarse en pequeñas editoriales...¿un error? Creo que sí.

Por cierto: Rudolf Bahro y su ecoautoritarismo no me gustó nada. Ni otros autores que lanzó Sacristán. Luego callaron sobre ellos: amores repentinos.

 

Es también la época de sus publicaciones en varias de las más conocidas revistas marxistas de Europa y América, entre ellas: Dialectique y Actuel Marx(París), Rinascita,Critica marxista y Liberazione (Roma),Das Argument (Berlín),Dialéctica y Memoria (México), Herramienta(Argentina), Science and Society y Rethinking Marxism (EE.UU). Paco es ya una personalidad reconocida internacionalmente como cabeza pensante del historicismo y revisión crítica del marxismo (de los marxismos) y activista volcado en el eco-pacifismo.

 

2.2.- Contribuciones, de palabra y por escrito, a la línea programática de diversas organizaciones de la izquierda española (en las que intentan, con bastante éxito, que calen las ideas ecologistas y pacifistas; mucho menos las feministas), y poco más adelante sobre todo a la programática del PCE y de Izquierda Unida (algunos documentos oficiales de ambas organizaciones salen directamente de puño y letra de Paco entre 1990 y 1999). Paco hace un gran esfuerzo intelectual, pero sobre todo de paciencia, en sus continuos y prolongados contactos, reuniones, etc., con el entorno de Anguita. Se trata de trabajos sin firma, informes internos, etc. Literatura gris. Y reuniones, muchas reuniones, en mi opinión de tipo defensivo, propias del carácter paranoide de Anguita y su círculo.

Afortunadamente, por entonces Paco encontró un alter ego y colaborador eficaz de la talla de Jorge Riechmann. Fruto de esta colaboración son libros como "Redes que dan libertad" (1994), "Ni tribunos" (1996) y "Trabajar sin destruir" (1998).

 

Ya en la última década del siglo XX se vincula activamente al llamado movimiento alterglobalizador o altermundialista. Su "Guía para una globalización alternativa" (2004), presenta una amplia argumentación ético-política de la desobediencia civil.

 

Aprovecho aquí para recordaros qu en Youtube hay varios vdeos en los que puede verse y escucharse a Paco. Estremecen aún, pero hay que acostumbrarse y aprovechar esas entrevistas, charlas, et., para seguir aprendiendo.´

 

3.- Tercer círculo:

Creo que con sus libros "La gran perturbación" (1996) -  un estudio de las controversias sobre el choque cultural Europa / América, la visión del otro en la España del siglo XVI, a partir del descubrimiento y la conquista de América -  y el libro "La barbarie: de ellos y de los nuestros" (1996) - un estudio histórico-filosófico sobre la noción de barbarie, en el que prolonga la perspectiva de Las Casas y teoriza su vigencia -  Paco comienza una tercera etapa intelectual en la que ahora despliega sus alas y vuela muy alto sobre asuntos de interés mucho más universal que los directamente vinculados con las luchas concretas de cada momento y con la defensa doctrinal del marxismo.

 

Paco llevaba años pensando en asuntos como ese, sin poderse dedicar a fondo a ellos.

 

Se trata de libros mucho más personales (aún), sobre todo mucho más reposados, libros de investigación en aspectos ético-políticos que le habían comenzado a preocupar en la década de los setenta pero para los que no dispuso de tiempo (o no dedicó el tiempo) necesario y que a finales de siglo y hasta sus últimos días serían su principal ocupación. Creo que no es ajeno a esta inmersión en otras aguas su razonable “desencanto” ante los resultados de su personal dedicación al activismo de los años ochenta y noventa. Paco parece caer en la cuenta de que ahora, ya mayor (“casi sesentón” como diría, o “sesentón” sin el casi), su aportación personal debe orientarse a dejar una obra más allá de la circunstancia, como recordando aquella expresión de Gramsci en la que éste se proponía realizar un trabajo “für ewing”, “para la eternidad”: una aportación semejante a la que hace un escritor que llegará a ser considerado “un clásico”.

 

En relación con la ciencia, dos títulos importantes: "La ilusión del método" (1991 y 2004) y "Albert Einstein" (2005). Puede no entenderse todo lo que dice en ellos, pero sí se comprende el sentido general de su discurso y sus propuestas, y con eso vale...

"Ética y filosofía política" (2001),"Poliética" (2003) y "Utopías e ilusiones naturales” (2007) son ejemplos evidentes de ese nuevo rumbo en su dedicación intelectual.

 

A mí personalmente, la lectura de su “Poliética”, en que analiza la obra de una serie de autores singulares de siglo XX (Karl Kraus, Georg Lukács, Bertolt Brecht, Simone Weil, Hannah Arendt y Primo Levi), “santos de su devoción” como él mismo los llama, (como otros a los que ya había dedicado muchas páginas: Marx, Lenin, Gramsci…), me ha confortado muy especialmente durante estas últimas semanas de duelo por su muerte: ahí está el Paco más libre y más cercano, un pensador que ofrece su personal lectura de vidas y obras que le han estimulado a lo largo de su vida y que quiere compartir con el lector con la calma y la pasión con que se comparten los hallazgos más luminosos cuando ya han madurado en el interior de uno mismo a lo largo de muchos años.

 

Creo que Paco sacrificó mucho de su vida en tareas militantes necesarias (de las que no se arrepintió, al menos no hasta la desesperación) hasta poder tomar en sus manos una tarea intelectual a la que, es mi impresión (creo que fundada), siempre había deseado dedicarse. Su ética le impuso un recorrido intelectual en el que sin duda él mismo aprendió mucho y nos enseñó mucho. Acaso sólo así, tras ese recorrido, a veces penoso a veces exultante, pudo estar capacitado totalmente para entregarnos en sus últimos años obras como estas últimas que he citado. Os invito encarecidamente a leerlas o releerlas. No digo que sean su testamento intelectual pero sí que las considero las más universales.

 

 

*Este texto recoge, casi íntegramente (siempre se dice algo más o algo menos de lo que se lleva escrito, según se ven las caras de los presentes), mi intervención en el homenaje a Paco realizado el 9 de octubre de 2012 en la librería Cálamo de Zaragoza. En el acto intervinieron también Carmen Magallón (Directora del Seminario por la Paz) y Víctor Viñuales (Director de la Fundación Ecología y Desarrollo). 

 

Javier Delgado

09/10/2012

 

¿ANÉCDOTA O SÍNTOMA? MÁS SOBRE REACCIONES CONTRA BEATRIZ TALEGÓN

¿ANÉCDOTA O SÍNTOMA? MÁS SOBRE REACCIONES CONTRA BEATRIZ TALEGÓN

(Artículo publicado en el último número - marzo- de mientrastanto.es)

¿Anécdota o síntoma? 

Malas reacciones en la izquierda a la intervención de Beatriz Talegón

 

Javier Delgado

¿Anécdota o síntoma? La intervención de Beatriz Talegón y las reacciones en el seno de la izquierda española.

 

Beatriz Talegón, la joven socialista que abrió (bien) la boca contra las actitudes de los dirigentes socialistas fue abucheada por las "mareas" madrileñas después de varios días de recibir mensajes negativos de gente "de la izquierda". (Sin embargo, algunas de sus frases son antológicas, con el añadido de haberlas pronunciado desde su puesto de secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas, en la fecha y en el marco en que las pronunció: “Me pregunto de verdad si nosotros podemos darle a los ciudadanos una respuesta cuando vosotros, líderes políticos, les decís que los entendéis, que sufrís porque somos socialistas. ¿De verdad sentimos ese dolor aquí dentro?, ¿de verdad podemos entender lo que estamos pidiendo al mundo desde un hotel de cinco estrellas?" (…)  "Desgraciadamente, no hemos sido los socialistas del mundo los que hemos animado a la gente a salir a la calle ni a movilizarse, y lo que debería dolernos es que ellos están pidiendo democracia, están pidiendo libertad, están pidiendo fraternidad, están pidiendo una educación pública, una sanidad pública y nosotros no estamos ahí." (…) “Luego os llenaréis la boca en vuestros discursos hablando del desempleo juvenil, de que os preocupan mucho los jóvenes: no os preocupamos en absoluto porque nos tenéis aquí y ni siquiera venís a preguntarnos cuál es nuestro punto de vista" (…) “Tenemos mucho que decir porque a la gente le interesa saber qué piensan los jóvenes, porque somos nosotros los que estamos pagando las consecuencias de vuestra acción o de vuestra falta de acción").

 

Se la empezó a tratar enseguida como si fuera un pez gordo del socialismo español de sesenta y cinco  años, en vez de una joven socialista de veintinueve. Así no se anima a nadie, y menos a personas con cargos orgánicos en un partido, a que se posicione ante las realidades actuales, incluidas las realidades actuales del socialismo (que ahí están, nos gusten o no). Como siempre, la izquierda ("la izquierda"), haciendo amigos. ¿Volvemos a la época de la consigna estalinista de que a los socialistas había que denunciarlos como socialfascistas? ¿Y luego qué haremos cuando Stalin no nos pueda decir ya que mejor buscamos alianzas con ellos para crear Frentes Populares? De nuevo ahora salen los "puros" a facilitar movimientos y fisuras en los viejos partidos de la clase obrera. Parece que les resulta más importante distribuir carnets de “verdadera izquierda” y de negar el pan y la sal a quien no vio antes La Verdad…o no la dijo. Hay mucho de “pandillismo” y poco de sensatez política en esta forma de actuar ante el “extraño”.

 

Las bases sociales del PSOE se merecen más a una Beatriz Talegon que a un Rubalcaba, ¿o no? ¡Ah! Que son lo mismo, ¿no? Siempre la finura de análisis de los grandes organizadores de derrotas, muchos de ellos verdaderos tapones que han impedido que la gente joven se acerque a las organizaciones populares que pastorean desde hace años con esa penosa suma de viejas actitudes organizativas inflexibles y ultra jerárquicas y discursos dogmáticos refritos, más propia de miniestalines y de miniayatolás que de dirigentes de la izquierda del siglo XXI.

 

Me parece que hay que discurrir un poco más, queridos camaradas de las calles, de las tribunas partidistas y de las mesas camillas. Menos narcisismo y más inteligencia (incluso "cálculo" político) acaso facilitaría más el avance hacia mejoras concretas de las condiciones de vida de la mayoría de la población. ¡Salvo que haya quien sueñe (y "los sueños de la razón producen monstruos") que sólo con que unos cientos de miles de manifestantes salgamos a la calle se cambiará la Historia. Así. En directo. Sin alianzas, sin negociaciones, sin mayores mediaciones políticas.

 

¿No podemos ver en acciones como la de esta joven dirigente socialista un efecto positivo de nuestros empeños? ¿No lo podemos ver, precisamente, como una pequeña victoria nuestra? Para mí la intervención de Beatriz Talegón es, en gran medida, un triunfo nuestro, de la gente que lucha no solo con micrófonos más o menos prepotentes. Ella ha percibido por dónde está la razón y el futuro y se ha atrevido a decirlo alto y claro. Por supuesto, otros, con otros compromisos (no solo ideas ni recuerdos) decimos otras palabras en otros sitios, pero cada uno, desde su circunstancia, puede apoyar los cambios.

 

Creo que es momento histórico de acumular fuerzas, ampliar base social y política, aprovechar fisuras en todos los tinglados a favor de esos cambios en las actitudes de quienes aún hoy se aferran a sus historias de poder, de quienes también lo hacen a sus historias de marginalidad buscada o marginación impuesta y de quienes pretenden haber estado siempre en posesión de la clave de la revolución. Y, sobre todo, es momento de abrir nuevas perspectivas a esa inmensa mayoría de ciudadanos que busca una expresión política a sus enormes preocupaciones sociales.

 

¿Alguien cree que esta situación va a resolverse en cuatro días y que ya tenemos todo "el poder de la calle" en nuestras manos? ¡Por favor!¿Alguien presume que no puede haber movimientos de involución incluso en el seno de la sociedad civil? No hay nada escrito sobre nuestro futuro colectivo. Y hay tantos intereses creados en las más pequeñas organizaciones populares (proporcionalmente más, incluso, en una asociación de vecinos) que en los viejos partidos y sindicatos. ¿No convendría que miráramos lo viejo que hay en lo nuevo y lo nuevo que hay en lo viejo? ¿No podríamos mirar con ojos de querer ver? ¿Ya lo sabemos todo?

 

El asunto que  trato en estas líneas no es, obviamente,  la política oficial de la dirección del PSOE, sino el hecho de que Beatriz Talegon, dirigente española internacional de las JJSS, ha emitido determinados mensajes públicos que me merecen atención positiva. No se trata de pedir peras al olmo, sino de analizar el efecto de la existencia de un olmo concreto en un paraje concreto. Esa intervención puede (no es seguro, pero puede) facilitar o animar ciertos cambios positivos para la mayoría de la ciudadanía en el ámbito en el que se mueve esta joven. No hago juicios de intenciones sobre ella: propongo reflexionar sobre qué actitud en la gente de la izquierda puede ser más productiva para cambiar la correlación de fuerzas en nuestro país y el mundo de hoy. No hay cambios sociales reales sin convencimientos particulares; a lo más que se llega sin ellos es a vencer pero no convencer, y ya sabemos (¿o no?) a qué lleva eso.

 

Javier Delgado

Zaragoza

 

SÍNTOMA TALEGÓN

SÍNTOMA TALEGÓN

 

SÍNTOMA TALEGÓN 

(Artículo publicado en Heraldo de Aragón el martes 5 de marzo de 2013)

Beatriz Talegón, la joven socialista que abrió (bien) la boca, fue abucheada por las "mareas" madrileñas después de recibir mensajes negativos de toda clase de personas "de la izquierda". Así no se anima a nadie a que se posicione ante las realidades actuales, incluidas las realidades actuales del socialismo. El síntoma Talegón, ¿no puede verse, precisamente, como un triunfo de la gente que lucha en las calles? Ella ha percibido por dónde está la razón y el futuro y se ha atrevido a decirlo alto y claro. Por supuesto, otros, cada uno desde su circunstancia, puede apoyar los cambios. Más inteligencia (incluso "cálculo" político) facilitaría el avance hacia un cambio radical de la situación. Salvo que haya quien sueñe que unos cientos de miles de manifestantes cambiarán la Historia. Sin alianzas, sin negociaciones, sin mediaciones políticas. Es momento de acumular fuerzas, ampliar base social y política. ¿Alguien cree que esta situación va a resolverse en cuatro días y que no puede haber movimientos de involución incluso en el seno de la sociedad civil? No hay nada escrito sobre nuestro futuro colectivo. ¿No convendría que miráramos lo viejo que hay en lo nuevo y lo nuevo que hay en lo viejo?  No hablo de la política oficial de la dirección del PSOE, sino del hecho de que Talegón ha lanzado un mensaje que me parece merecer atención positiva. Su intervención puede facilitar cambios interesantes en el ámbito en que se mueve esta joven. No hago juicios de intenciones sobre ella: propongo reflexionar sobre qué actitud de la gente de la izquierda puede ser más productiva para cambiar la correlación de fuerzas en nuestro país y en el mundo de hoy. ¿No podríamos mirar con ojos de querer ver? ¿Ya lo sabemos todo?

 

LA NUEVA PLAZA DE BASILIO PARAÍSO

LA NUEVA PLAZA DE BASILIO PARAÍSO

LA NUEVA PLAZA DE BASILIO PARAÍSO

(Artículo publicado en heraldo de Aragón el sábado 2 de marzo de 2013)

La plaza de Basilio Paraíso de Zaragoza nunca fue un espacio concebido como plaza, sino una rotonda: un distribuidor de la circulación rodada. Esa rotonda no sustituyó a ninguna plaza diseñada anteriormente: la documentación no deja lugar a dudas. Por primera vez en la historia de la ciudad, en esa importantísima intersección de cinco centrales vías urbanas hay un espacio de contorno infrecuente (lo cual es síntoma de estudio particularizado del lugar), que permite al peatón continuar andando entre la Gran Vía y el Paseo de la Independencia (se prevé que en el futuro pueda hacerlo también entre ambos y el Paseo de la Constitución) y permanecer allí mismo, lo cual es la segunda importante novedad del espacio creado. La tercera es que también por primera vez se evidencia (mediante un busto y placa informativa) la real dedicación de tal lugar, pues muchos la llaman “plaza del paraíso”. Además se ha realizado una bienintencionada plantación de árboles.

Evidentemente, los cambios en ese espacio han venido “obligados” por la instalación del tranvía y uno de los problemas de esa “plaza” es, precisamente, la cercanía del paso de los tranvías al libre deambular del peatón. Eso lleva a preguntarse si realmente la “plaza” puede, como quiere “el concepto” de su proyecto, resultar un “Núcleo de estancia” para el peatón. En el lado que da al Pº de Pamplona no parece posible: los bancos instalados allí como si fuera una “glorieta” dan lugar a una delicada confusión. En ese lado se ha construido una fuente, también de curioso diseño. Un anemómetro regulará la altura de los chorros de agua. Sería mejor que nunca excedieran la altura de unos 30 cms., salvo por la noche, cuando al agua se añada la luz de los focos y pueda ser un bonito espectáculo.

Para explicar estas opiniones vuelvo al concepto de “Núcleo de estancia” en el que se asienta el proyecto. Nadie me ha sabido decir si se han realizado mediciones sobre el nivel del ruido generado por el tráfico  que rodea esa plaza y el de las vibraciones por el paso de los autobuses. Tampoco si se han medido la velocidad del viento en distintas estaciones del año y las temperaturas mínimas y máximas que pueden llegar a soportarse en ese lugar cuya desprotección y cuyo índice de insolación es máximo. La idea de que la fuente sirva de “pantalla” para tanto ruido me parece desacertada: si los chorros de agua suben alto, añadirán más ruido todavía. Además, contribuyan a impedir uno de los mayores atractivos del lugar: nunca hasta ahora la ciudadanía podía pasar por ahí y tener una visión panorámica de todo cuanto lo rodea. Es espectacular, tanto por la calidad de muchos de los edificios cercanos como por la comprensión que permite la vista de las cinco vías más notables del centro de la ciudad. El problema mayor es que la cercanía del paso de los autobuses (a menudo haciendo fila) y del propio tranvía impide a ratos ver nada más que sus laterales metálicos.

Hay otro aspecto importante, tanto por su función ornamental como por sus efectos en el bienestar en ese lugar, que es el del arbolado plantado. A uno y otro lado del busto de Basilio Paraíso  hay dos “árboles del paraíso” (Elaeagnus angustifolia) elegidos como homenaje “simbólico” al apellido del homenajeado pero con problemas estructurales. En los parterres de ese lado (que da hacia el Pº Sagasta) hay plantados diez tilos (desconozco su especie) y también son tilos los cuatro ejemplares plantados en alcorques haciendo línea con la vía del tranvía en dirección Sur. Estos cuatro están plantados a sólo un metro de la vía. ¿Se les creará una copa asimétrica? Mal asunto. El único otro árbol plantado en ese lado es un Cinamomo (Cinnamomum camphora), de gran valor ornamental, que fácilmente alcanzará los veinte metros de altura con una notable copa. La razón de haber plantado tilos es “crear continuidad” con los de la plaza de Aragón y del Paseo de la Independencia. Las características propias de este lugar llamado “plaza” pueden convertirlo, en verano, en una verdadera parrilla laurentina, con el consiguiente deterioro del arbolado allí presente, especialmente de los tilos, sometidos al sol sin protección ninguna. Pero pese a todas las pegas señaladas (perfectamente discutibles), debo decir que el lugar me parece una excelente novedad para la ciudadanía y lo considero un andador peatonal de gran calidad.

 

 

 

 

 

 

BICICLETILEAR

BICICLETILEAR

BICICLETILEAR  

(Artículo publicado en Heraldo de Aragón el 28 de noviembre de 2012)

Que circulen bicicletas entre las dos filas de tilos de las aceras del Paseo de la Independencia no me hace ninguna gracia, como a ninguno de los peatones que amamos esa senda discreta, de gran calidad ambiental, en la que encontramos una sombra vegetal (más sana que la de los porches durante muchos meses del año) y, al florecer los tilos, aspiramos durante semanas el aroma de sus flores, que relaja como pocos elementos urbanos pueden hacerlo.

El caso es que, según los acuerdos entre un gran número de asociaciones ciudadanas integradas en ese amplio órgano de participación municipal que es el “Observatorio de la Bicicleta”, fue aprobado  (por supuesto, por Pedalea y Recicleta, que reclaman especial protagonismo en el asunto), el “Plan Director de la Bicicleta en Zaragoza”, en mayo de 2010. Éste recoge en su página 126 que ese carril entre los tilos será considerado un “carril sugerido”.

Y ahí está el matiz que nos permite un cierto optimismo a quienes tememos una invasión de bicicletas precisamente en uno de los tramos peatonales más exquisitos de nuestra ciudad. “Sugerido” quiere decir que no es obligatorio para todo ciclista, sino que se sugiere sólo como segunda opción para aquellos ciclistas que no se atrevan a circular por el lugar natural por donde deben hacerlo: la calzada.

Que por ella circulen autobuses y taxis no debería intimidar a ningún ciclista que se precie: 500 metros, que andando se recorren en 9 minutos, deberían resultar poca cosa para un ciclista urbano. El rango de “sugerencia” implica que por entre los tilos siguen teniendo preferencia los peatones, de modo que ahí habrá de verse hasta qué punto un ciclista medroso es también un ciudadano educado.

REGALOS DEL OTOÑO

REGALOS DEL OTOÑO

 

REGALOS DEL OTOÑO

Este artículo se publicó en Heraldo de Aragón el día 14 de noviembre de 2012 (día de la Huelga General). No recuerdo si lo he publicado ya en facebook. 

 

Los liquidámbares (Liquidambar styraciflua) nos muestran ya sus exquisitas hojas rojas en el paseo de Renovales. Sus frutos, pequeños farolillos de color castaño claro, adornan las copas de los jaboneros de la China (Koelreuteria paniculata) en muchas calles de la ciudad. Las pequeñas piñas de los alisos (Alnus glutinosa) relucen ahora con su verde limón entre las hojas aún exuberantes; hay un buen ejemplar en el cuidado jardín de la gasolinera cercana al cementerio (y, desgraciadamente, docenas de arruinados ejemplares en Valdefierro, donde nunca se debieron plantar). A la insólita belleza del liso tronco rosado de la morera japonesa (Morus alba kagayanae) de la calle Elías del Limonar se une la maravilla de sus grandes hojas platanifolias. Los abedules (Betula pendula) sorprenden con su lánguida lividez en el parque Castillo de Palomar. Aún  apuntan, rojas como rubíes, las semillas maduras en los frutos de los magnolios (Magnolia grandiflora) del paseo de la Constitución. En la plaza del Emperador Carlos hay dos ejemplares arbustivos de espinos muy especiales (Crataegus laevigata “Paul Scarlet”), cuyos rojizos frutos asoman entre sus elegantes hojas lobuladas. Éstos son sólo unos pocos ejemplos de los regalos especiales que el otoño nos ofrece a los zaragozanos (aparte del cielo, las nubes, la lluvia, los olores, las sutiles luces otoñales).

 

A estos regalos se han sumado recientemente los que ofrecen  los jardines de Puerto Venecia, a los que acudí con escepticismo y de los que volví entusiasmado (hablo de los jardines). Han diseñado allí, con un gusto infrecuente, un parque al que acudir con ojos de amigo de las plantas. Hay especies exóticas: palma mexicana y chilena, zumaque de Virginia, hakonecloa de Japón, achira de la India, lino de Nueva Zelanda…que comparten hábitat con especies mediterráneas: olivo, pino, laurel, arce, fresno, morera, almez, árbol del amor, sauce llorón, tamariz, lavanda, jara, lentisco, romero, esparto…y con  diversas plantas acuáticas y flores como prímula, gazania, narciso, lilo de California, ciclamen, lirio, boca de dragón…Son muy de agradecer los carteles informativos, detalle inolvidable. 

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA: AMPLIACIÓN, 2

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA: AMPLIACIÓN, 2

En la foto, pequeño laurel del jardín de la casa del Subdirector de la cárcel de Torrero, jardín aún existente pero en mal estado de conservación. 

 

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA: AMPLIACIÓN, 2

 

En estos textos, que iré publicando sucesivamente y por separado en este blog, intentaré aclarar algunos detalles de lo que publiqué el pasado día 26 de octubre en Heraldo sobre la historia y situación actual de nuestro querido laurel de la cárcel.

 

En este segundo artículo abordo dos asuntos: la edad actual del laurel y quiénes lo cuidaron mientras estuvo en la cárcel.

 

1.- La edad posible del laurel de la cárcel

 

El anterior artículo acababa con el asunto del carácter “centenario” del laurel de la cárcel, que pongo en duda por las razones que expuse en ese primero: dónde estaba antes de la construcción de la cárcel y qué documentación avala su existencia previa. Por ahora nada parece documentar esa existencia previa, por lo que hay una fecha límite de la plantación del laurel en la cárcel: 1928, año de su inauguración. Pudo plantarse, evidentemente, un año antes, quizás, pero no mucho antes de 1928. Eso daría para el laurel, a fecha de hoy, año 2012, 84 años mínimo. Lo normal es que se plantara ya de algunos años: suele hacerse a los siete años de vida del árbol, de modo que podría tener unos noventa y uno, poco más.

 

Estos detalles, aunque nimios, interesan cuando se hace causa de un dato como el de “centenario” a la hora de defender la vida de un árbol (lo cual, por cierto, no es un dato fundamental para defenderlo). Según mis informaciones contrastadas, nunca se ha realizado ninguna prueba que demuestre la edad exacta ni aproximada del laurel de la cárcel, siendo lo de “centenario” una atribución hecha “a ojo”. Hay instrumentos para medir la edad de un árbol, pero nunca se han empleado para medir la de éste. Una persona, biólogo profesional con ciertos cargos de responsabilidad en la DGA, al preguntarle sobre el particular me contestó que “los autores del libro “Árboles singulares de Zaragoza le habían dicho…”. De modo que él mismo, posteriormente autor de un buen libro sobre árboles de Zaragoza, se apenaba de “haber dado por bueno lo que le dijeron” y haber escrito él también que ese laurel era “centenario”. Escribo esto aquí porque me parece un ejemplo de malas prácticas: unos deciden a ojo la edad de un árbol y otros lo dan por bueno y lo difunden bajo su responsabilidad profesional. ¡Y encima no hacía falta par nada ese dato incierto de árbol “centenario”  para defender con todas la fuerzas la permanencia del laurel de la cárcel en el lugar en que estaba cuando la cárcel se demolió! Bastaba con sus características, su porte, etc.

 

A esto ha de añadirse que otra autoridad, en este caso política, de ámbito regional, llegó a poner por escrito (en su día toda la documentación al respecto saldrá publicada convenientemente) que nuestro laurel era “único en España”,  afirmación a todas luces incierta y fácilmente rebatible. ¡Tampoco hacía falta escribir una extravagancia como esa para defender la vida del laurel!

 

La edad de nuestro laurel la sabremos sin ninguna duda cuando se le haga la “autopsia” después de muerto. Tengo entendido que no se emplea ahora mismo ningún instrumento medidor de la misma por no afectar a un árbol que ya está en grave peligro y porque se estima muy cercana su muerte, cuando esa medición ya no podrá perjudicarle. Esperemos, pues. Y si resulta finalmente que nuestro laurel tiene cien o más años seré el primero en desdecirme y en investigar  de nuevo de dónde pudo salir ese ejemplar que hubo de ser plantado en la cárcel cuando tenía ya 12 años o más. De hecho, ya estoy en contacto con los archiveros del Ministerio del Interior, del Ministerio de Justicia y del Patronato de la Merced para ver si en sus archivos aparece algo relativo a las plantaciones primeras que se hicieron en la cárcel de Torrero o, por lo meno, documentación sobre cuándo comenzó a haber personal al cuidado de las plantas de esa cárcel.  Ahora explicaré por qué.

 

2.- A quiénes correspondía el cuidado de las plantas de la cárcel de Torrero (y de toda España).

 

Se difundió la noticia, creo que con la mejor intención, de que “los propios presos cuidaban el laurel de la cárcel”. Lo cual es una verdad a medias y dificulta comprender cómo se organizaba en las cárceles españolas (por no entrar en las de otros países, donde el asunto es muy similar) el cuidado de diversos elementos de esas cárceles: desde el economato a la barbería, pasando por la leñera, las duchas, la albañilería… y la jardinería.

Concretamente, en la cárcel provincial de Zaragoza (la cárcel de Torrero) existían 24 “Oficinas” reguladas por la “Orden de regulación de la organización y funcionamiento de Talleres”. Lo sabemos por un largo documento de 1952 conservado en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza (A-5673/3). (Actualmente se están buscando documentos similares de otros años, que deben existir custodiados en los archivos que he mencionado en el último párrafo del punto 1).

En esa Orden se detallan los 29 Talleres en los que se distribuían las tareas de mantenimiento de la cárcel de Torrero:

Carpintería y tabla, tallista, barbería, cocina, almacén leña, panadería, electricidad, grabador, encuadernador, zapatería, duchas y calderas, cocina de enfermería, quirófano, lavaderos, costura, albañilería, desinfección, taller mecánico, botiquín, jardinería, pintura, blanqueros, economato, almacén viveros, oficina de alimentación, depósito de cianuro, depósito de ácido sulfúrico, oficinas de régimen.

Y en esa Orden se especifican las funciones y tareas de los funcionarios (de la cárcel) a cargo de cada uno de esos talleres, los requisitos de los reclusos que trabajan en ellos, las tareas que se pueden realizar y los controles diarios que deben hacerse del uso de las herramientas de cada taller.

En el caso del taller de Jardinería, ese año 1952 las herramientas de ese taller eran las siguientes: “una azada, un rastrillo, una hoz, una azada pequeña y una tijera de podar.”

Cada día el funcionario encargado de ese taller (como los encargados de los otros talleres) debía hacer lo siguiente:

. vigilar el taller, las herramientas, los reclusos y los trabajos.

. abrir el taller y cerrarlo, haciendo recuento de herramientas y reclusos.

. cachear a los reclusos a su entrada y a su vuelta al taller.

. prohibir la entrada en taller a los reclusos no nombrados para trabajar en los mismos.

. vigilar la limpieza y el orden en los talleres, las riñas y disputas entre reclusos “por cuanto por tener a mano elementos peligrosos pudieran producirse incidentes de gravedad”.

. no permitir trabajos ajenos a las necesidades de la cárcel y autorizadas por su Director.

. prohibir trabajos fuera de los talleres indicados.

. recoger materiales sobrantes peligrosos.

. pesquisa minuciosa del local, para que no se produzcan fugas ni ocultaciones.

 

Cada día el taller se abría y cerraba dos veces, por la mañana y por la tarde y cada vez que se abría o cerraba se hacía recuento de las herramientas y de los reclusos, se les cacheaba, etc. Concretamente a las 09 de la mañana se hacía el primer recuento y a las 18,30 de la tarde el último. Tres funcionarios: el Encargado del Taller, el Jefe de Servicio y el Director de la cárcel firmaban la comprobación de que todo estaba en orden. Así todos los días, cuatro veces: primera apertura del taller, primer cierre; segunda apertura del taller, último cierre. De todo eso quedaba constancia escrita diariamente y hoy podemos consultarla en los archivos pertinentes.

 

De lo expuesto se deduce que sea quien sea que haya difundido la frase “El laurel de la cárcel de Torrero lo cuidaban los presos” no comprendía el verdadero funcionamiento interno de las tareas en una cárcel ni se planteó indagar sobre el particular. Del mismo modo, si alguien escuchó de algún antiguo recluso de esta cárcel la frase “El laurel lo cuidaba yo”, no reparó en qué circunstancias lo hacía el recluso, sino que dio por bueno, al parecer, que ese recluso u otros lo hacían por propia voluntad, por ganas de cuidarlo, por amor al arte…sin preguntarle por esas circunstancias, que le hubieran aclarado todo.

Lo cierto es que los reclusos de la cárcel (de cualquier cárcel española, insisto) podían presentarse como candidatos a realizar alguna tarea en alguno de los talleres que había en ella. Su caso se estudiaba: antecedentes, conocimientos, disciplina interior, etc. Una vez admitido, el Patronato de la Merced registraba su entrada en las tareas de tal o cual taller a fin de que su trabajo en el sirviera para lo que se planteaba, es decir, para la llamada “redención de penas por el trabajo”. De manera que las horas de trabajo del recluso en cuestión, registradas oficialmente cada día por el jefe del Negociado de Redención de Penas de la Cárcel, daban una suma diaria y una suma total de días que se le descontarían de su condena: es decir, si tenía que estar en la cárcel 10 años y había trabajado tantas o cuantas horas, se le descontarían tantos días de condena y saldría (si no incurría en “faltas” que invalidasen ese descuento) antes a la calle. Resumiendo: los reclusos que cuidaban el laurel, sometidos a la autoridad de la cárcel, etc., y sin facultades para realizar tareas “voluntarias” aparte de las fijadas por el Encargado del taller, lo hacían para “redención de pena” como forma de quitarse unos días (que podían ser cientos) de condena. No se trataba, pues, de lo que parece querer decir una frase como “los mismos presos cuidaban el laurel”. Esos reclusos tenían que cuidar todas las plantas de la cárcel (sitas en patios – pocas – y en los jardines de las casas del Director, Subdirector y Administrador: por cierto, aún existe, en malas condiciones, el jardín de la casa del Subdirector de la cárcel de Torrero), sujetos a la disciplina que he intentado dejar clara, así como por razones que también he intentado aclarar.

 

Aparte de lo explicado (insisto, comprobable documentalmente en diversos archivos), había ocasiones en las que las autoridades de la cárcel solicitaban ayuda externa. Se trataba de tareas que evidencian, precisamente, los límites de las posibilidades de trabajo de los reclusos encargados de las plantas. Por ejemplo, la poda de ramas del laurel que por superar el muro exterior del patio de la Enfermería (en el que se encontraba, junto a otras plantas) pudieran dar la posibilidad de trepar por el tronco, avanzar por una de esas ramas y dejarse caer al otro lado del muro para evadirse. En alguna ocasión, (sabemos seguro que a partir de los años ochenta del pasado siglo), profesionales de Parques y Jardines eran reclamados oficialmente para esa tarea. La dirección de la cárcel, por otra parte, reclamaba oficialmente de la dirección de Instituciones Penitenciarias o de alguno de sus Servicios ayudas concretas o permisos para la realización de tales o cuales tareas en el edificio y sus dependencias. Todo en la vida carcelaria, incluido el trabajo de todos sus oficiales, jefes, etc., estaba regido por unas normas legales y burocráticas, hasta el más mínimo detalle. Lo cual cualquiera puede comprender (le guste o no la existencia de las cárceles, los hospitales, los cuarteles, los parques de bomberos, etc.).

 

En el siguiente artículo escribiré sobre el proceso que siguió la salud del laurel una vez demolida la cárcel de Torrero.

En realidad, después de la explicación magistral que el Jefe del Área de Arboricultura del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza, Luis Moreno Soriano, hizo ante la Comisión de Biodiversidad  el pasado viernes 16 de noviembre a nadie pueden quedarle dudas al respecto. Y en esa reunión había representantes de asociaciones ecologistas, vecinales (Javier grasa por Venecia, por ejemplo), profesionales… que a estas alturas ya han tenido tiempo de trasladar a sus representados esas explicaciones concretas y exactas que se nos dieron (algunas de las cuales sorprendieron, por ser desconocidas por los presentes, que en su absoluta mayoría nunca habían preguntado directa ni oficialmente  sobre el particular al Área de Arboricultura). Pese a todo, y para cumplir totalmente con esta “Ampliación” del artículo que publiqué en Heraldo titulado “El laurel de Torrero  y su leyenda” el viernes 26 de octubre, intentaré resumir las noticias y argumentos principales de aquella magnífica intervención.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA: AMPLIACIÓN, 1

 

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA: AMPLIACIÓN, 1

 

En estos textos, que iré publicando sucesivamente y por separado en este blog, intentaré aclarar algunos detalles de lo que publiqué el pasado día 26 de octubre en Heraldo sobre la historia y situación actual de nuestro querido laurel de la cárcel.

 

Comienzo por la primera “leyenda” difundida sobre él:

 

  1. Texto del artículo publicado:

 

Primera: “El laurel estaba allí antes de que se construyera la cárcel”. Ni las fotos aéreas, ni la bibliografía local, ni la documentación de Instituciones Penitenciarias constata tal dato. En el plano de M. A. Navarro: “Plano parcelario de Zaragoza”, de 1925, se lee, en zona cercana a donde se construiría la cárcel: “Viveros del Ayuntamiento”. Falta saber si era una intención o una realidad. En una obra así, se despeja el terreno y se excava para la cimentación. ¿O es que en 1928 se diseñó la cárcel cuidando de hacer un pequeño patio precisamente para ese supuesto laurel? Si entonces ya se hubiera tenido tal actitud hacia un laurel (que entonces sería jovencito), estaríamos hablando de un país en el que raramente habría que seguir luchando por la preservación del arbolado urbano.

 

  1. Ampliación:

 

El asunto en cuestión es si el laurel que conocemos estaba ya en ese lugar antes de la construcción de la cárcel.

 

El plano que se cita es el único que tiene interés para el asunto del laurel. Ningún otro (al menos inventariado) recoge esa zona del municipio en una fecha cercana a la inauguración de la cárcel en 1928. El anterior que recoge esa zona es “Plano parcelario” de 1892 (autor: Dionisio Casañal): en él no aparece nada revelador sobre esa zona de Torrero y además se publicó 36 años antes de la fecha que nos importa, con lo que en él aparece difícilmente afectaría a la cuestión: 36 años en la vida de una ciudad del siglo XX son muchos (incluso aunque se trate de una ciudad bimilenaria como Zaragoza).

En otro Plano parcelario posterior, de 1935, que ya recoge la presencia de la “Prisión Provincial de Torrero”, todos los terrenos cercanos a ella llevan el rótulo de “Erial”, salvo un amplio terreno de “Huerto” más al Oeste, al otro lado de un brranquillo, cercano a los “Depósitos [de Agua] del Ayuntamiento”.

 

Sobre si el rótulo “Viveros del Ayuntamiento”, escrito en aquel otro plano de 1925 citado, terrenos cercanos a donde se construiría la cárcel, reflejaba una intención o una realidad, se puede asegurar casi con total certeza que no hubo nunca tales viveros, sino que se trataría de una intención de emplazarlo allí; intención que cambió, precisamente, por la decisión de construir la cárcel en esos terrenos.

 

Para atreverme a hacer esta afirmación me baso en tres publicaciones accesibles:

 

. Una sobre la intención del Ayuntamiento de restaurar la cárcel de la calle Predicadores (la que había en Zaragoza antes de construirse la de Torrero). Puede verse en Blasco Ijazo, José: “Aquí Zaragoza!”, volumen 4, p. 167-174 (en la edición de “El Noticiero” de 1953). Lo cierto es que la decisión final fue la de edificar una nueva cárcel en terrenos municipales de Torrero. La de Predicadores  quedaría durante años como cárcel de mujeres. La Prisión Provincial, que llevaría el entonces número 50 de la Avenida de América, se inauguró el día 5 de octubre de 1928.

 

Los documentos del Archivo Municipal de Zaragoza desvelan detalles del cambio de decisión. (Puede que en una ampliación posterior, en vistas a una publicación de un  librito dedicado a todo lo relativo al laurel de Torrero  incluya lo más relevante que puede leerse en esos documentos; en esta publicación en mi blog no me parece necesario.  Sirva este aviso para conocer mis intenciones sobre la publicación de documentos del citado Archivo).

 

. Otra publicación, sobre los terrenos que tenía el Ayuntamiento de Zaragoza en propiedad en los montes de Torrero. Se trata de un curioso folleto de Victoriano Corral, “Administrador de Montes” en Zaragoza, que publica en 1945 en la imprenta y papelería de M. Serrano (sita en calle Pignatelli, 5) con el título : “Antecedentes y trabajos realizados por el Excelentísmo Ayuntamiento de Zaragoza, en los montes de la Ciudad. Años de 1926 a 1941”. En esa publicación puede leerse en su página 16 un apartado titulado: “Monte Restos de Torrero” en el que no aparece nada relativo a la presencia de viveros en esa zona. En el texto (que ocupa media página de tamaño cuartilla, poca cosa), nos puede leerse: “Se hizo el deslinde administrativo de este monte el año 1915, y fue aprobado por la Dirección General de Impuestos y Propiedades del Estado en 5 de enero de 1916, de cuyo apeo resultó este monte con una superficie municipal de 335-09-24 hectáreas; de esta superficie se cultivan para cereales y alguna vid 97-53-12 hectáreas y ocupadas en la repoblación forestal 15 hectáreas, que da una superficie de terreno inculto de 222-56-12 hectáreas; las que producen pastos y leñas, estando éstas compuestas por el romero, aulaga y tomillo (…). Los pastos de este monte, compuestos de claviruela y cerrillo, son de regular calidad (…). Esto es de los trabajos de experimentación observados en este monte”.  Nada más se dice sobre el monte de Torrero desde 1916 a 1941 en el muy detallado texto de este folleto, de forma que puede concluirse que nada hubo allí nunca parecido a un “vivero”.

 

Hay un ejemplar de esta publicación en el Archivo Municipal de Zaragoza, así como de otra del mismo autor fechada en 1932 (en la que dice, sobre el particular, exactamente lo mismo.

 

. En la documentación relativa a “Montes y Propios” (que es la terminología de la época para todo lo relativo a parques y arbolado públicos) custodiada en el  Archivo Municipal de Zaragoza, sólo encontramos entre 1925 y 1928 un expediente relativo a la petición de un vecino de Zaragoza que “solicita la permuta de terrenos de viveros municipales por otros de su propiedad”. La ubicación de esos viveros está en la orilla izquierda del Ebro, entre el camino de la Almozara y el Paseo del Ebro.

 

Por supuesto, pudo haber en aquellos años otros viveros municipales ubicados en otros lugares de la ciudad, pero nada se dice de ellos en ningún documento de esos años.

 

 

Conviene recordar que tras la inauguración del Parque dedicado al dictador Primo de Rivera en 1927, se inauguraron en Zaragoza, al menos, dos edificios estatales importantes: la nueva Prisión Provincial, en 1928 y la Academia general Militar también ese mismo año. Puede suponerse que no se trata de casualidades, sino del resultado de negociaciones con un gobierno del que se quieren conseguir beneficios para la ciudad (pues se consideraban beneficios tales edificaciones), negociaciones que irrumpirían en procesos de decisión local sobre la ubicación de determinados servicios, entre otros el de la cárcel.

 

Finalmente, está fuera de la lógica práctica de los trabajos de construcción de aquella época (y de cualquier época el pasado y aun del presente) y además prácticamente inviable la reserva de una zona concreta (en la que hubiera un laurel)  mientras se realizaba la excavación del terreno necesaria para construir los cimientos del edificio. Por si eso fuera poco, cabe señalar que todo el sistema radical del supuesto laurel hubiera sufrido fácilmente daños irreversibles: las raíces de los árboles (como se encargan de recordarnos los biólogos) no van hacia el centro de la tierra, sino que se extienden a poca profundidad de la superficie en un radio de unos cien a doscientos metros. No parece probable que se reservara toda esa superficie para un laurel (como una isleta en medio del gran socavón de la cimentación).  Un laurel que, por cierto, por esas fechas hubiera debido tener entre 20 y 23 años de edad. 

En el siguiente capítulo hablaremos sobre el asunto de la posible edad del laurel.

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 

.

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA

En la foto, el laurel en estado terminal. La hice el pasado sábado 27.

 

EL LAUREL DE TORRERO Y SU LEYENDA

 (Artículo publicado en Heraldo de Aragón el viernes 26 de octubre de 2012)

Ha vuelto a a los medios de comunicación la preocupación por la salud del laurel de Torrero. No es un árbol cualquiera: el cariño del vecindario y, en general, de la ciudadanía con cierta conciencia ecologista o cívica, lo salvó en su día y ha hecho de él un símbolo. Pero acaso la emoción ha superado a la razón y las leyendas han ocultado una realidad suficientemente importante y merecedora de atención sin necesidad de ellas.

 

Han ido difundiéndose varias leyendas sobre su pasado. Primera: “El laurel estaba allí antes de que se construyera la cárcel”. Ni las fotos aéreas, ni la bibliografía local, ni la documentación de Instituciones Penitenciarias constata tal dato. En el plano de M. A. Navarro: “Plano parcelario de Zaragoza”, de 1925, se lee, en zona cercana a donde se construiría la cárcel: “Viveros del Ayuntamiento”. Falta saber si era una intención o una realidad. En una obra así, se despeja el terreno y se excava para la cimentación. ¿O es que en 1928 se diseñó la cárcel cuidando de hacer un pequeño patio precisamente para ese supuesto laurel? Si entonces ya se hubiera tenido tal actitud hacia un laurel (que entonces sería jovencito), estaríamos hablando de un país en el que raramente habría que seguir luchando por la preservación del arbolado urbano.

 

Segunda: “Es un laurel centenario”. Nadie ha dado nunca datos basados en las pruebas científicas por las que se conoce la edad de un árbol. La inauguración de la cárcel sí nos da una fecha muy aproximada de cuándo pudo ser plantado: hoy tendría entre 84 y 90 años. Por cierto, no es casual que por esas fechas se plantasen bastantes laureles en la Academia General Militar (inaugurada también en 1928),en cuarteles y edificios oficiales de Zaragoza. Algunos permanecen.

 

Tercera: “Los presos se involucraban en su cuidado”. Instituciones Penitenciarias tenía una unidad de mantenimiento de la vegetación de las cárceles y no ponía en manos de presos los instrumentos (peligrosos) necesarios para la poda, etc. En la de Torrero había diversos patios, con algunas robinias (nunca rosales: sus tallos espinosos podían emplearse como arma), y pequeños jardines: en las casas del director y del subdirector, en la entrada antes del “rastrillo” y el de la enfermería, donde estaba el laurel. Con él había palmitos, setos de aligustre, un emparrado…. Se accedía con permiso especial y en horario ajustado, por lo que los presos no estaban allí mucho rato a la espera o tras la consulta. Yo mismo pasé por él cuando estuve preso en el otoño-invierno de 1975 por pertenecer al PCE. Eso, más el abrigo del muro de un pabellón y de dos altas tapias, que le evitaban el cierzo y la excesiva insolación, explicaba su inmejorable estado de conservación.

 

Tras el derribo de la cárcel, las fotos aéreas de principios de este siglo lo muestran aislado en medio de la nada, expuesto al cierzo y al sol. Por eso la nevada del 2005 y la ventolera del 2009 pudieron desgajarle una gran rama y afectar a otras, tras lo que quedó en muy peor estado. No hubo negligencia de Parques y Jardines: sencillamente, el laurel no era de propiedad municipal (pese a lo cual se le cuidó en lo posible) y ya no se favorecía de la ayuda inmediata que le daban los muros de la cárcel frente a nevadas y ventoleras anteriores y aún peores. Además, estaban las obras de los bloques de viviendas y de la urbanización entre ellos y lo que se dejó en pie de la cárcel (hoy ‘okupado’), siempre problemáticas para el arbolado. Las losas empleadas resultaron nefastas para el árbol: acumularon agua en su cuello, lugar extremadamente delicado. Hubo intermitencias en su riego, por cortes en los tubos de riego por goteo. Finalmente, la excepcional sequía de este verano lo ha rematado.

 

En resumen, el laurel de la cárcel vivió muy bien mientras estuvo “encarcelado” y la “libertad” sentó muy mal a su salud. Ciertamente, gracias a la presión vecinal y a las campañas ecologistas el laurel se mantuvo en su sitio y obtuvo una atención mayor de lo norma. Pero la vida de un árbol no depende sólo del cariño de los humanos, ni siquiera de las atenciones profesionales: la muerte los persigue (como a todo ser vivo) desde que nacen y el laurel de Torrero ha llegado a sus últimos días.

 

Se ha difundido que el laurel “está muerto”. Quienes lo han dicho no han explicado con qué medios ha constatado su defunción. Por el contrario, el jefe de Arboricultura de Parques y Jardines hizo una reciente medición con un shigómetro (por Alex Shigo, su inventor) y comprobó que a metro y medio de altura hay una zona viva, que da al Oeste y conecta con ese lado de la copa. No es seguro que en la copa haya vida. En todo caso, las hojas que le nazcan en ese lado serán insuficientes para mantener viva tanta masa arbórea. En su informe recomienda que se espere a la primavera para ver qué sucede, pero avisa que está “en estado general de deterioro absoluto”. Difícilmente sobrevivirá.

 

Me permito hacer una propuesta: despidámonos del laurel de Torrero como de un viejo familiar querido. Hagámoslo con elegancia, colectivamente. Y pidamos que se plante en su lugar otro laurel que tome el testigo de una vida que ha llegado a ser símbolo de una vivencia ciudadana. Que al “laurel de la cárcel” le suceda el “laurel de la libertad”. Honremos el pasado. Miremos al futuro.

 

JAVIER DELGADO

FIESTAS Y CAMBIOS

FIESTAS Y CAMBIOS

En la foto, nuevo modelo de cabezudo: infantil, dará zurriagazos sin piedad a los adultos reticentes a los cambios festivos en sus partes más accesibles... y sensibles. Ya hay prototipo.

 

FIESTAS Y CAMBIOS

 Artículo publicado en Heraldo de Aragón el jueves 11 de octubre de 2012

Comenzaron las fiestas del Pilar y unos pocos cambios parecen haber sublevado al personal. A mí los cambios de color (cada año) del manto de flores en la Ofrenda, las versiones de Labordeta en el Pregón, y más cambios que hubiera, me parecen buenas ideas, me estimulan, me hacen feliz. En Zaragoza siempre parece que no se puede cambiar nada, ni siquiera costumbres que datan de hace unos pocos años.

A mí no me pareció ningún error la versión flamenca del “Canto a la Libertad”. Me pareció una versión muy hermosa y emocionante. Y pensé que cada año podría ofrecerse una versión distinta. Esa canción de Labordeta da para eso y para mucho más. "La plaza" es un ente raro: puede vibrar con asuntos muy diversos. Puede que si se fuera a los sitios a ver qué novedad se ofrece, "la plaza" estuviera en condiciones de disfrutar con muchas cosas más. ¿Por qué nuestras fiestas locales no pueden comenzar con una expresión universal: el “Canto a la libertad” de Labordeta hecho suyo por las más diversas culturas musicales del mundo, como su contenido? "Lo nuestro", en este caso, nunca dejaría de ser nuestro. Y además acogeríamos a culturas de tantos lugares... Es cuestión de iniciar otros caminos. (Por cierto: antes se hablaba más del 12 de octubre como la “fiesta de la Hispanidad”: cambiando la actitud – lo imperial por lo fraternal – esas versiones supondrían un abrazo a millones de hispanos). Lamento que el alcalde haya “reconocido el error”.

¿No podemos reinventarnos una fiestas del Pilar, como hicimos, por cierto, radicalmente, entre 1978 y 1979? También hubo entonces (no sólo en la derecha) críticas a los cambios y ahora parecen cosas "de siempre". En la calle había más espíritu colectivo creativo. ¿Mejor las cenas de La Lonja y las reinas de las fiestas? ¿Y aquel ambiente de mesa camilla, cuartel y sacristía? Imagino que no.

¿Pues qué mal hay en proponerse cambios, sorpresas, fórmulas distintas? La vida puede ser otra cosa. Zaragoza también. Está en nuestras manos, no sólo en las de los cargos municipales. Si hay más ideas, láncense, explíquense, defiéndanse. Nos harían bien a todos, vecinos y visitantes de la ciudad en fiestas. ¡Más rasmia!

 

 

 

 

 

 

 

.

 

 

 



 

PACO FERNÁNDEZ BUEY: ACTO HOMENAJE EN ZARAGOZA

PACO FERNÁNDEZ BUEY: ACTO HOMENAJE EN ZARAGOZA

En la foto, Paco en los años noventa

 

HOMENAJE A  PACO FERNÁNDEZ BUEY EN LA LIBRERÍA CÁLAMO DE ZARAGOZA el martes 2 de octubre de 2010

Intervinimos Carmen Magallón, Víctor Viñuales y Javier Delgado.

Contamos con la presencia de María Angulo, novia de Eloy Fernández Porta,

hijo de Neus y Paco. Eloy nos envió un breve texto

que copio a continuación:

"En nombre de la familia de Paco quisiera agradecer muy sinceramente a 
los asistentes y organizadores su participación en este acto. En estos 
momentos difíciles es un verdadero consulo para nosotros constatar que 
siguen vivos los vínculos que muchos de vosotros establecisteis con él 
a lo largo de su vida, en diversas ocasiones: en la Universidad de 
Zaragoza, en la sede del PCE, en las jornadas de Veruela, allá por los 
años ochenta, en las comidas y cenas con perdices en Casa Emilio, en 
el consejo de redacción de En Pie de Paz, en las conversaciones y 
coloquios con Carmen, Víctor, Javier y tantos otros amigos queridos. 
Paco usaba humorísticamente la palabra "conspirar" para referirse a 
los eventos de carácter político en los que participaba, y que al cabo 
de los años siempre resultaron ser tan afectivos como políticos, y 
probablemente más aún de lo primero que de lo segundo, y ya es decir; 
y en esas ocasiones, cuando mi madre y yo oíamos decir a Paco "mañana 
me voy a conspirar a Zaragoza" sabíamos que se lo iba a pasar bien 
entre buenos amigos." (Eloy Fernández Porta)

Cuando Carmen y Víctor me envíen los textos de sus intervenciones los pondré también en este blog.

 

"POR PACO".

Texto base para mi intervención en el acto 

 

Tres miradas sobre Paco:

. Cronología de una amistad

. Últimos  repasos

. El legado de Paco

 

Son miradas subjetivas. Son mi forma de homenajear al paco que yo he conocido.

 

 

 

A.-  CRONOLOGÍA DE UNA AMISTAD

 

. Contacto en 1977. con la recién creada revista “Materiales”. Organizo el 40 aniversario muerte Gramsci en Zaragoza (¡casi en plena primera campaña electoral!) con Librería Pórtico y revista “Materiales”. Colegio Mayor Lasalle: Paco, Antoni  Domenech, Juan-Ramón Capella.

. Carteo: de 1979 a 1986 yo no estoy en el PCE: apertura total, nuevas perspectivas.

. Artículo mío sobre Gramsci en el nº 13 (¡y último!) de Materiales.

. 1980: A Barcelona con Víctor para revista “Mientras tanto” (fundada  a finales de 1979), a raíz de desavenencias en el grupo editor de “Materiales”: una crisis en el grupo de discípulos de Sacristán.

 

. 1980- 1984: encuentros en Barcelona (Neus, Eloy, Vera Sacristán y más amigos: Monereo, Izquierdo, Víctor Ríos, Juan Ramón Capella…): la risa contra la levitación sacristaniana...

 

. Mediados de 1986: Artículos míos en “Mientras tanto” sobre proceso de creación de Nueva Izquierda en Aragón…hacia IU, prologados por Víctor Viñuales.

 

. 1987: Mayo: Memorial Gramsci (+ 1937) Fac. Económicas y Vicerrectorado Extensión Universitaria: Paco, Eloy Fernández Clemente, Carlos Forcadell, José Luis Rodriguez, José Ignacio Lacasta. Todo un día.

 

. Más cartas, visitas en Barcelona, encuentros esporádicos en Zaragoza o Barcelona. Intervenciones de Paco con grupo de la revista  “En Pie de Paz” y con el “Seminario de Estudios por la Paz”.

 

. Finales de los 80: distanciamiento de Paco del equipo redactor de la revista “Mientras tanto”: le parece que ha tomado una deriva académica, entre catedráticos y doctorandos...

 

Principios fundacionales de "Mientras Tanto:

La revista Mientras Tanto es una publicación trimestral de ciencias sociales. Fundada por Giulia Adinolfi y Manuel Sacristán a finales de 1979, se propuso desde sus inicios impulsar la renovación del pensamiento de la izquierda marxista incorporando a sus planteamientos esa «autocrítica de la ciencia moderna» que representa el ecologismo, así como el punto de vista feminista con vistas a someter a critica la cultura patriarcal y violenta de la que las mujeres se han mantenido, en general, al margen. El contenido de sus artículos gira en torno a temas económicos, ecológicos y políticos, a menudo desde un punto de vista de género; pero también se abordan en sus páginas facetas diversas de la política, de la ciencia, la enseñanza, la vida cotidiana y temas culturales y artísticos.

 

1988: Paco escribe un epílogo a mi libro de poemas "El peso del humo". Me conecta con la gran intelectual comunista italiana Rosa Rossi, estudiosa de la mística española. Su biografía de Santa Teresa, una joya.

 

. 1991: ¿Disolución del PCE en IU? Acuerdo, desacuerdo, incomprensión (mía), tensión y largo silencio.

. Etapa Anguita en PCE y en IU: Paco, Monereo, Víctor Ríos…como mentores intelectuales e ideológicos de Anguita: desacuerdo radical. Además, Anguita me parece autoritario, despreciativo hacia la gente con problemas y, sobre todo, que carece de humor: lo compruebo personalmente y al comentárselo a Paco me dice esa palabra tras la que no solía aclarar su opinión...salvo por su gesto: "Hombre...". Fue una época en la que por mi parte hubo un distanciamiento radical, como todos los míos entonces.

.  2003: “Uno de los nuestros”: ocasión de reencuentro: su foto, algunas llamadas, ayudas... Entonces me entero por él que no va a escribir sobre el libro en El País porque no quiere nada con esa gente...

 

. Conexiones esporádicas. No volvemos a hablar de PCE, Anguita...

 

. 2010: reencuentro total en el 25 aniversario muerte Sacristán. Escribo en Heraldo a propósito de Sacristán y le envío a Paco el artículo. A partir de ahí:

.  Proyectos, conversaciones, emailes. Estancia prevista en Barcelona con Neus y Paco.

 

Paco me insiste mucho en que me aleje de cualquier activismo y me dedique a escribir novelas sobre el pasado del rojerío español: que use mi humor e ironía, pero sin sarcasmo. Yo tengo planes de activismo en la asociación de vecinos de mi barrio...discutirlo. También mis tareas de ayuda a veteranos rojos para sacar adelante sus memorias...Le parece poco sensato: nadie cuenta la verdad... Me dice: "Si tanta gente hubiera hecho lo que cuentan que hicieron Franco no hubiera muerto en la cama..." discusión pendiente. Se quedará ya para siempre pendientte...

 

 

 Pronto los planes cambian radicalmente: Neus está mucho peor de lo que creían y hay que ver…cuidar, revisar…esperar… cáncer que vuelve...

. 2011: acompañamiento telefónico por Neus: cuidar al cuidador 

La muerte de Neus le dejó abatido, inerme, confuso. Creo que hasta casi el final no pensó que iba a perder a su compañera.

 

 Y entonces se presentan con fuerza todos los síntomas de su propia enfermedad. Tratamientos, agotamientos, estoicismo...y cierto optimismo con su enfermedad. ¿Cuándo admitió que era una enfermedad mortal? Dudo si fue inconsciencia o, más bien, tal como él era, silencio y aguante por no molestar, no dramatizar, no angustiar a los demás. Paco odiaba el dramatismo y el psicodrama...y ya había tenido demasiado de eso en su activismo político...en el que se topó con gente muy dada a eso.

 

 

.2011 2012: acompañamiento a Paco: no agobiarle, darle ánimos, escucharle,

contarle cosas entretenidas, enviarle fotos curiosas…

 

Y el último mes, silencio. Información por medio de su hijo Eloy

y por nuestra amiga común Vera Sacristán, hija de Manuel Sacristán.

 

La semana anterior a su muerte tuvo una leve aparente  mejora,

tras la que cayó rápidamente en un estado ya fatal.

 

B.- ÚLTIMOS REPASOS:

De algunos correos de Paco al final de su vida (cuando no sabía que 

era su final).

 
1.- A primeros de 2010:
 
Dificultades para la intervención pública colectiva:
 
Hablando sobre diversas propuestas que andaban en el aire por entonces 
entre la izquierda, 
me escribió, sintomáticamente:
 
 
“Desde 1977 todo intento de encontrar nada mejor ha sido inútil…”
 (Eso quiere decir que desde el nacimiento de la revista “Materiales” las opciones
 políticas no le parecían, a posteriori,  realmente interesantes. 
 
Resaltar, por tanto, que la etapa de su mayor vinculación 
a Izquierda Unida
 (la época del liderazgo de Anguita), vista unos años después 
no le parecía especialmente útil. 
 
 

 2.- Email de  agosto de 2010:

 

Su enfermedad (por entonces lo del cáncer de Neus no preocupaba especialmente

a ninguno de los dos: había esperanzas aparentemente fundadas).

"Nunca habíamos ido de médicos, yo me consideraba un tipo fuerte..."


Sin embargo:

 

“Ando convaleciente de una intervención a la que tuve que someterme 
hace unos veinte días 
(un aneurisma de aorta) después de otra, hace unos meses, que apuntaba
 a cáncer de vejiga. 
Así que mira por dónde el Paco Fdez que no iba nunca al médico y se
 pasaba el tiempo firmando manifiestos para ver si cambiábamos el mundo
 se ha convertido desde la última vez
 que nos vimos en firmante de consentimientos
 para que le vayan abriendo la barriga...” 
 
 

Su silencio como “opinante” público…

 

 

3.- Email de Paco del 9 de octubre de 2010

 

 

Lo de que me cuesta hablar (y escribir) sobre el presente 

socio-político es literal.
Como lo de rendirse no es lo mío 
y como en lo de volver a empezar, etc., he metido ya la pata 
varias veces, prefiero ahora estar calladito y poner 
el oído: a ver qué dicen los chavales. No es exactamente 
que haya elegido el silencio, puesto que 

cuando me pisan el callo suelo saltar todavía; es 
sencillamente que me parece mejor re-aprender
 de los que tienen ilusiones parecidas a las 

que tenía yo a sus años, pero con otras experiencias. 
Así que me dedico más bien a animar o a defender
 a los chavales. Por lo demás, y 

por lo que a mi hace, eso tampoco cambia mucho 
las cosas, pues, como vi que advertiste, bien, en
 el momento de leer el libro periodístico 

aquel de (o sobre, no sé muy bien) Anguita, que yo no leí,

cuando me dedicaba a hablar o a aconsejar
 
tampoco me hicieron gran caso... 
 
(En ese libro de Anguita ni siquiera mencionaba a Paco, que estuvo varios años dedicando
 mucho tiempo a intentar orientar esa cabeza... y la de sus más cercanos en la dirección de IU.
 Un “olvido” más que sintomático.
 
Fue precisamente en esa etapa cuando se produjo nuestra
 única época de distanciamiento personal: nos resultó muy difícil 
comunicarnos desde la campaña (en la que Paco intervino mucho) 
contra la idea de “disolver el PCE” en el seno de IU 
y su vinculación a Anguita y sus ángeles exterminadores. Aquello
 tuvo como consecuencia unos años de triste silencio entre nosotros.
 Me tocaba a mí dar el primer paso.

 Lo comprendí precisamente cuando en 1998 me llamaron de Madrid
 para decirme que Vicente Cazcarra se acababa de suicidar: 
con él no supe dar ese primer paso de reconciliación.
 
La mejor ocasión se me ofreció cuando, en 2001, preparando 
mis memorias de joven comunista “Uno de los nuestros”.Paco atendió
 mi petición de algunos datos y de una foto suya para 
publicar en  mi libro… La cordialidad, el cariño que nos
 teníamos resurgió de nuevo. 
Y su reacción fue inmediata: abrazos y confidencias de nuevo.
 Tardé unos años en dar un paso
 que a él le costó menos de un día aprovechar para reanudar,
 de nuevo a fondo, una amistad con fuertes raíces en ambos. 

Ese rasgo de Paco, recibirte con los brazos abiertos cuando vuelves 
a la amistad, me lo han confirmado algunas otras personas que 
tuvieron épocas de ruptura y sliencio con él. Y no es lo que me 
parece menos importante de su personalidad.

 

 

4.- Aun con todo, se mueve…

 

Sin embargo, enferma ya terminal Neus y Paco muy tocado por sus males,

respondió a una entrevista radiofónica al hilo de las primeras

movilizaciones del 15 M.  Ni por el tono de su voz ni por sus opiniones

podía nadie que no estuviera al tanto de cuál era la situación personal,

su propio cáncer, (y el final ya asumido de Neus) de la situación

por la que estaba pasando.

 

Hablando al día siguiente con él me dijo que una entrevista como esa

(en casa, por teléfono) aún podía atenderla sin dejar a Neus

y sin agotar sus propias fuerzas.

 

B.- EL LEGADO ESCRITO DE PACO:

 

Tres círculos de redacción y recepción de sus obras:

 

1.- Primer círculo: traducciones de pensadores marxistas y elaboraciones sobre la base del marxismo y de la historia de las ideas marxistas. Recapitulaciones sobre el ideario marxista basadas en la “crítica textual” de los textos fundacionales y de los textos más incisivos de pensadores marxistas contemporáneos. Libros, artículos. Pero también “seminarios” dedicados a la instrucción de jóvenes comunistas. Marx, Lenin, Gramsci...

 

2.- Segundo círculo (con dos aspectos):

 

2.1.- Elaboraciones sobre marxismo (centradas en la idea de las “fuerzas productivas y destructivas” del capitalismo), ecologismos diversos, feminismos, pacifismos. Renovación del ideario comunista y comunicación directa, “militante” (con afán instructor), con diversos colectivos de lo que se denominaría “eco-pacifismo” y con toda clase de partidos de izquierda. Propósito de influir en todos... Prioritariamente documentos y artículos publicados en diversos medios (aparte de las revistas “propias”: “Materiales” (1977-1979) y “Mientras tanto” (1979-85) y divulgados, aparte de en la revista “El Viejo Topo”, en las más diversas publicaciones españolas (incluidas publicaciones “marginales” o “radicales” de cada momento y publicaciones oficiales de la Iglesia Católica y en “El País”) y, sobre todo en infinidad de charlas, conferencias, debates, etc. Recopilaciones de textos de este tipo: “de intervención inmediata” en libros como “Discursos para insumisos discretos” de 1993, sintomáticamente publicado en “Ediciones Libertarias”.

La decisión de no publicar en editoriales "del sistema" y dispersarse en pequeñas editoriales...¿un error? Creo que sí.

 

Por cierto: Rudolf Bahro y su ecoautoritarismo no me gustó nada. Ni otros autores que lanzó Sacristán. Luego callaron sobre ellos: amores repentinos.

 

Es también la época de sus publicaciones  en varias de las más conocidas revistas marxistas de Europa y América, entre ellas: Dialectique y Actuel Marx(París), Rinascita,Critica marxista y Liberazione (Roma),Das Argument (Berlín),Dialéctica y Memoria (México), Herramienta(Argentina), Science and Society y Rethinking Marxism (EE.UU). Paco es ya una personalidad reconocida internacionalmente como cabeza pensante del historicismo y revisión crítica del marxismo (de los marxismos) y activista volcado en el eco-pacifismo.

 

 

2.2.- Contribuciones, de palabra y por escrito, a la línea programática de diversas organizaciones de la izquierda española (en las que intentan, con bastante éxito, que calen las ideas ecologistas y pacifistas; mucho menos las feministas), y poco más adelante sobre todo a la programática del PCE y de Izquierda Unida (algunos documentos oficiales de ambas organizaciones salen directamente de puño y letra de Paco entre 1990 y 1999).  Paco hace un gran esfuerzo intelectual, pero sobre todo de paciencia, en sus continuos y prolongados contactos, reuniones, etc., con el entorno de Anguita. Se trata de trabajos sin firma, informes  internos, etc. Literatura gris. Y reuniones, muchas reuniones, en mi opinión de tipo defensivo, propias del carácter paranoide de Anguita y su círculo.

 

Afortunadamente, por entonces Paco encontró un alter ego y colaborador eficaz de la talla de Jorge Riechmann. Fruto de esta colaboración son libros como  Redes que dan libertad (1994), Ni tribunos (1996) y Trabajar sin destruir (1998).

 

Ya en la última década del siglo XX se vincula activamente al llamado movimiento alterglobalizador o altermundialista. Su  Guía para una globalización alternativa (2004), presenta una amplia argumentación ético-política de la desobediencia civil.

 

Aprovecho aquí para recordaros tres cosas:

. Mientras Tanto electrónico: ya puede uno suscribirse gratis y seguirla. Además ya en facebook desde esta semana.

. Mientras Tanto en papel: preparan un número doble dedicado a Paco para primavera del año que viene.

. En Youtube hay varios videos en los que puede verse y escucharse a Paco. Estremecen aún, pero hay que acostumbrarse y aprovechar esas entrevistas, charlas, et., para seguir aprendiendo.

 

3.- Tercer círculo:

 

Creo que con sus libros La gran perturbación (1996), un estudio de las controversias sobre el choque cultural Europa / América, la visión del otro en la España del siglo XVI, a partir del descubrimiento y la conquista de América  y el libro La barbarie: de ellos y de los nuestros (1996), un estudio histórico-filosófico sobre la noción de barbarie, en el que prolonga la perspectiva de Las Casas y teoriza su vigencia, Paco comienza una tercera etapa intelectual en la que ahora despliega sus alas y vuela muy alto sobre asuntos de interés mucho más universal que los directamente vinculados con las luchas concretas de cada momento y con la defensa doctrinal del marxismo.

Paco llevaba años pensando en asuntos como ese, sin poderse dedicar a fondo a ellos.


Se trata de libros mucho más personales (aún), sobre todo mucho más reposados, libros de investigación en aspectos ético-políticos que le habían comenzado a preocupar en la década de los setenta pero para los que no dispuso de tiempo (o no dedicó el tiempo) necesario y que a finales de siglo y hasta sus últimos días serían su principal ocupación. Creo que no es ajeno a esta inmersión en otras aguas su razonable “desencanto” ante los resultados de su personal dedicación al activismo de los años ochenta y noventa. Paco parece caer en la cuenta de que ahora, ya mayor (“casi sesentón” como diría, o “sesentón” sin el casi), su aportación personal debe orientarse a dejar una obra más allá de la circunstancia, como recordando aquella expresión de Gramsci en la que éste se proponía realizar un trabajo “für ewing”, “para la eternidad”: una aportación semejante a la que hace un escritor que llegará a ser considerado “un clásico”.

 

En relación con la ciencia, dos títulos importantes: "La ilusión del método" (1991 y 2004) y "Albert Einstein" (2005). Puede no entenderse todo lo que dice en ellos, pero sí se comprende el sentido general de su discurso y sus propuestas, y con eso vale...

 

Ética y filosofía política (2001), Poliética (2003) y "Utopías e ilusiones naturales” (2007) son ejemplos evidentes de ese nuevo rumbo en su dedicación intelectual.

 

A mí personalmente, la lectura de su “Poliética”, en que  analiza la obra de una serie de autores singulares de siglo XX (Karl KrausGeorg LukácsBertolt BrechtSimone WeilHannah Arendt y Primo Levi), “santos de su devoción” como él mismo los llama, (como otros a los que ya había dedicado muchas páginas: Marx, Lenin, Gramsci…), me ha confortado muy especialmente durante estas últimas semanas de duelo por su muerte: ahí está el Paco más libre y más cercano, un pensador que ofrece su personal lectura de vidas y obras que le han estimulado a lo largo de su vida y que quiere compartir con el lector con la calma y la pasión con que se comparten los hallazgos más luminosos cuando ya han madurado en el interior de uno mismo a lo largo de muchos años.

 

Creo que Paco sacrificó mucho de su vida en tareas militantes necesarias (de las que no se arrepintió, al menos no hasta la desesperación) hasta poder tomar en sus manos una tarea intelectual a la que, es mi impresión (creo que fundada), siempre había deseado dedicarse. Su ética le impuso un recorrido intelectual en el que sin duda él mismo aprendió mucho y nos enseñó mucho. Acaso sólo así, tras ese recorrido, a veces penoso a veces exultante, pudo estar capacitado totalmente para entregarnos en sus últimos años obras como estas últimas que he citado. Os invito encarecidamente a leerlas o releerlas. No digo que sean su testamento intelectual pero sí que las considero las más universales.

CARRILLO, ¿HÉROE O VILLANO?

CARRILLO, ¿HÉROE O VILLANO?

En la foto, Santiago Carrillo cuando aún no había consumado su personal Transición

 

CARRILLO, ¿HÉROE O VILLANO?

Artículo publicado en "Heraldo de Aragón" (p. 20) el 26 de septiembre de 20012

 

Al fallecimiento de un político relevante la mayoría absoluta de los juicios sobre el difunto son poco menos que hagiográficos, incluso los emitidos por las mismas personas que cuando el fallecido estaba en el apogeo de su actividad lo juzgaron negativamente. Su muerte activa un proceso de canonización social que consigue silenciar otras valoraciones.

 

Publiqué mis valoraciones sobre Carrillo en diversos medios entre 1979 y 2002, así que me remito a una reflexión sobre el papel de Santiago Carrillo en la transición que ya entonces hice y de la que no me desdigo. Por lo demás, quiero recordar aquí los textos de Manuel Sacristán que por aquellos años desenmascaró la “elaboración teórica” del “eurocomunismo” que Carrillo había improvisado desfigurando penosamente la elaboración colectiva que el conjunto del PCE había ido incorporando a su práctica concreta en la lucha por la democracia. Además, les animo a la lectura del reciente libro del historiador Juan Antonio Andrade Blanco: “El PCE y el PSOE en (la) transición”.

 

Las valoraciones positivas de la figura de Carrillo coinciden en aplaudir su papel en la transición. Merece la pena recordar algunos hechos que no se divulgan, interesadamente, porque conviene preservar una versión de la transición que se acomode a la narración aceptada por los poderes nacidos o renacidos de esa fase de la política española, que reconstruyen infatigablemente una narración del pasado más adecuada a sus intereses en cada momento que a sus posiciones en aquella coyuntura concreta. (El caso de los dirigentes del PSOE resulta especialmente revelador, pero no el único).

 

El sacrificio que se hizo entonces para “asentar la democracia y mantener la paz” no lo hizo personalmente Carrillo sino el conjunto de una militancia bastante amplia (integrada no solamente en el PCE pero sí mayoritariamente vinculada al PCE) cuyas perspectivas en 1975 eran muy distintas a las de 1986. Y lo eran porque, ahí sí, Carrillo se ocupó de que cambiaran esas perspectivas. Resultado de su intervención personalista: Carrillo llegó a ser “una figura clave de la transición” a costa (o a cambio) de desmovilizar a la izquierda más enraizada en la vida cotidiana de la mayoría de la población, más intrínsecamente vinculada a las luchas sociales y, ahí la clave, capaz de conseguir que en la correlación de fuerzas de la primera fase de la transición los limitadores de los avances sociales y políticos hubieran tenido muchas menos bazas en sus manos. Recibieron encantados esos inesperados regalos, porque hasta entonces respetaban y temían la fuerza de la izquierda comunista.

 

Cuando surgieron graves problemas internos en el PCE, Carrillo prefirió destruir el partido antes de que otros pudieran tomar el timón, impedir su buena relación con los dirigentes de las fuerzas políticas adversarias y volatilizar su plan de reencarnación. Quería evitar lo que evitó a su regreso a España: que los dirigentes “del interior”, los verdaderos líderes naturales forjados en las luchas concretas, mano a mano con miles de conciudadanos (no sólo, desde luego, comunistas: sin eso no se comprendería nada) fueran los verdaderos protagonistas de la transición en el campo de la izquierda. Los métodos (de siempre) de Carrillo eran ya incompatibles con la necesaria democratización del PCE en sintonía con la democratización del país.

 

La prueba del nueve del sentido de la aportación de Carrillo a la transición la hizo él mismo, como un “sacrificio” más, creando un partido propio, escindido del PCE, al no poder ya manejar a su antojo el partido... y CCOO. Un partido “carrillista” publicitado como guardián de las esencias del comunismo hispano…Un partido que acabó rápidamente integrándose (y, sintomáticamente, ocupando cargos y puestos electorales) en ese PSOE, por voluntad del propio Carrillo.

 

Carrillo se reservó, en adelante, otro papel: el de tertuliano, figura que durante toda su vida despreció: de pronto, al realizarla él mismo, ya no era una tarea ridiculizable la de quienes se dedicaban a “parlotear”, esos “pagados de sí mismos y representantes de nadie”…  

 

Probablemente mi respuesta a la pregunta que encabeza este artículo parecerá dura. Prueben a leer los textos del propio Carrillo e imaginen lo que él mismo hubiera opinado, antes de 1977, sobre una biografía política semejante.

 

 

 

 

 

 

DEMOCRACIA, ¿PARA QUÉ? Sobre la convocatoria del 25 S

DEMOCRACIA, ¿PARA QUÉ? Sobre la convocatoria del 25 S

DEMOCRACIA, ¿PARA QUÉ?

Artículo publicado en Heraldo de Aragón el 6 de septiembre de 2012


La célebre pregunta: “Democracia, ¿para qué?” no fue muy bien
comprendida o fue interesadamente tergiversado su sentido. En
cualquier caso, aquí la retomamos en un contexto muy distinto y con
otra intención. Pero nunca está de más comenzar un artículo aludiendo
a algo más o menos famoso en el pasado para luego olvidarnos del
asunto: últimamente parece estar de moda, más o menos como toda esa
iconografía que adorna las camisetas. El caso es que nos podemos hacer
esa misma pregunta para intentar aclarar qué demonios podemos
conseguir hoy día, en la acción política o social, aprovechando
algunas elementales normas democráticas de comportamiento. Porque la
realidad es que no estamos aprovechando dichas normas. Que no lo hagan
quienes mandan en el mundo es casi una obligación suya, pues
difícilmente seguirían mandando si respetaran estrictamente la
democracia “formal” que encubre sus acciones más decisivas. Que no lo
hagamos “los de abajo”, ni siquiera en nuestras relaciones mutuas,
resulta estremecedor y desalentador.

Escribo estas líneas con la vista puesta en el anónimo llamamiento a
“rodear indefinidamente el Congreso de los Diputados” el próximo día
25, con lo que, se nos asegura, conseguiremos grandes y definitivos
beneficios para el pueblo soberano humillado y ofendido (e indignado).
Sé que resulta impopular (al menos, en las capillas de la
“insurrección”) decirlo, pero convocatoria tan oscuramente anónima
como generosamente difundida, aparte de una mamarrachada política, me
parece un ejemplo de todo lo contrario a lo que deberíamos estar
haciendo en estos momentos: democratizar las organizaciones populares,
que llevan demasiado tiempo sumidas en un caos burocráticamente
rutinario ajeno a la transparencia participativa. Si queremos oponer
algo contundente al poder de los poderosos, nuestras insuficiencias
democráticas no son, precisamente, lo más digno de apoyo, aunque
fueran valoradas solamente (algo es algo) desde el punto de vista de
sus perniciosos efectos en la eficacia real de nuestras acciones
colectivas. ¿Pues no decimos, con razón, que queremos, que
necesitamos, más democracia? Democracia, ¿para qué?

ÁRBOLES CIUDADANOS: naturaleza y ciudad

ÁRBOLES CIUDADANOS: naturaleza y ciudad

 En la foto, una "alameda bonsai"

 

ÁRBOLES  CIUDADANOS

(Artículo publicado en Heraldo de Aragón el viernes 7 de septiembre de 2012)

Hace prácticamente un siglo ya había tilos en Zaragoza. Lo sabemos gracias al inventario “Arbolado de Zaragoza” que realizó en 1913 el entonces “Director de Agronomía” del Ayuntamiento, Tomás Agustín, primer documento de su especie para nuestra ciudad. Había tilos en la Huerta de santa Engracia, en la Plaza del Pilar, en la Plaza de Santo Domingo, en la calle de las Escuelas, en el Paseo de Sagasta, en Cuéllar, en la explanada de Torrero, en la Almozara… Enclaves muy diversos. Proporcionalmente, desde luego, su número de ejemplares era (y sigue siendo) infinitamente inferior al de otras especies (plátanos, pinos, aligustres, diversas pseudoacacias, chopos, álamos…). Hay que explicar los porqués de la presencia mayoritaria de estas otras especies en las ciudades españolas de principios del siglo XX. Será en otro lugar.

 

Las situación actual de los tilos de la plaza de Aragón resulta poco relevante a la hora de dar un veredicto sobre la idoneidad del tilo en Zaragoza incluso sin estar agobiados por las obras del tranvía. La guía “Los árboles de la ciudad de Zaragoza” de Juan Pablo Martínez Rica y su hijo Isidro permite sacar consecuencias interesantes al respecto. En un paseo por la ciudad encontraremos tilos en excelentes condiciones. Sin ir más lejos, en la plaza Sinué.

 

El asunto de los tilos viene bien para abordar muchos asuntos relativos al arbolado urbano zaragozano. Por ejemplo, reivindicar el adjetivo “autóctono” al elegir especies para el arbolado urbano resultaba ya impropio hace tres siglos y la alternativa que se propuso en 2003: plantar chopos en el paseo de la Independencia, hubiera dado en pocos años un resultado insostenible, precisamente por las características naturales de los chopos. Esa dialéctica, por lo demás, nos llevaría, fatalmente, a preguntarnos si son “autóctonas” un centenar y medio de especies que tienen perfectamente ganada desde hace mucho tiempo su ciudadanía zaragozana, ciudad, recuérdese, bimilenaria.

 

La historia de las ciudades no explica exactamente la de su arbolado urbano, ni viceversa (Michel Baridon, en su obra “Los jardines” lo documenta concluyentemente), pero sí puede tomarse como una “última instancia” explicativa:  en la historia del arbolado de Zaragoza ha tenido mucho que ver el imperio romano (que acarreó especies “ciudadanas romanas”), la dominación árabe (que aclimató exóticas), la conquista de América (que aportó nunca conocidas antes), la construcción de los palacios renacentistas (los troncos pirenaicos descargados en el puerto del Ebro llevaban en sus grietas multitud de semillas de otras latitudes), la creación del Jardín botánico de la Ilustración, el diseño de fincas de “indianos” y hombres cosmopolitas del siglo XIX (la gran finca de los Bruil…). Sin olvidar, por supuesto, el papel de la escritura, el grabado, la pintura y la imprenta en la difusión de ideas, imágenes, catálogos. El arbolado de una ciudad tiene más influencia del urbanismo que de la historia “natural”. Gracias a eso aumentó la biodiversidad.

 

La viabilidad o idoneidad de una especie arbórea en un medio urbano es algo complicado de constatar: requiere varios elementos de medición…y años. La ciudad alberga en sí misma enclaves muy diferenciados en los que pueden prosperar, o no, ejemplares de la misma especie (los magnolios del paseo de la Constitución / los de la plaza del Pilar). La tierra que se acarreó para su plantación (y su profundidad), la orientación de las calles, la antigua red de acequias, las diversas redes subterráneas, los edificios y sus sombras, la canalización de las corrientes de aire, la circulación y la condensación de la polución, etc., son elementos que forman parte de las condiciones de una ciudad.

 

Reivindicar “jaras y aromáticas” para la Gran Vía evidencia un error de fondo: la ciudad no es un trasunto de la naturaleza que la rodea, sino un medio especial cuya habitabilidad requiere otros recursos. La necesaria restauración vegetal de la Gran Vía y de Fernando el Católico exige, por eso, una revisión radical del proyecto que ha acompañado al trazado del tranvía. Es urgente estudiar las características propias de esos dos tramos. Seguramente frondosas arbóreas y arbustivas servirían a cuatro finalidades vitales: sombrear, aromatizar, embellecer  sus bulevares y aislarlos del ruido del tráfico. Sin olvidar defender esas plantas del propio tranvía.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

PACO FERNÁNDEZ BUEY, in memoriam

PACO FERNÁNDEZ BUEY, in memoriam

Escribí este texto la noche del sábado pasado, nada más conocer la noticia del fallecimiento de Paco aquella tarde. Traté de enfriar la cabeza para, en un "obituario" (género para el que yo prefiero el término más fuerte de "necrológicas", acaso solamente porque es palabra esdrújula) no entrar en confesiones personales.

Aquí sí quiero dar siquiera noticia sobre una amistad que comenzó en 1977 y se mantuvo hasta ahora mismo, una amistad animada con una larga conversaciones telefónicas, prolija correspondencia y encuentros esporádicos, con todo lo cual yo   aprendí mucho de Paco y él se hizo más santo paciente aún aguantando y contestando a mis muchas preguntas y a mis cavilaciones diversas.

Paco fue un mentor "de masas", capaz de inspirar el pensamiento de miles de personas en sus esperadas intervenciones públicas y  en sus artículos tan medidos en lo argumental y estrictos en lo documental como llenos de rasmia emotiva, coraje levantaconciencias. Pero Paco fue también un mentor personal y fuimos muchas las personas (por lo que fui sabiendo) las que nos aprovechamos de su vocación docente y de su buen humor y optimismo con el género humano y con su capacidad de comprender y transformar el mundo (optimismo que seguro que más de una vez pondría yo en crisis con mis negritudes y mis iluminaciones sucecsivas).

A ese magisterio personalizado debo una orientación general de mis lecturas marxistas y una sensación de libertad absoluta en mi pensamiento y en mi forma de expresarlo, amén de una falta de ridículo notable a la hora de actuar en público (todo lo contrario, precisamente, a la severidad contenida de Paco que, sin embargo, me animaba siempre a lanzarme por los derroteros más peregrinos a los que me llevara mi imaginación y mi talante, ya que a veces no era precisamente mi raciocinio ni mi prudencia precisamente lo que me empujaba. Paco, seguramente por el contraste, veía en ello una forma personal de actuar tan defendible como cualquier otra, y esa mezcla de orientador estricto y de liberador entusiasta que era me hizo ir haciéndome bastante como he llegado a ser, para bien y/o para mal: me gusta el rigor intelectual pero también la arbitrariedad intuitiva. Paco lo supo ver muy bien cuando tuvo la amabilidad de epilogar mi segundo libro de poemas, "El peso del humo", en el que bailaba en el filo de la navaja entre un reivindicado materialismo y un misticismo evocador. 

Como la eternidad es muy larga, tiempo habrá de comentar aspectos de la labor de Paco Fernández Buey y de su personalidad tan insolita. 

De estas líneas publicadas hoy martes 28 de agosto en Heraldo de Aragón en esa sección de "Obituarios" espero sencillamente que sirvan de guiño y de abrazo con todos los que hemos sentido en algún momento el buen influjo de Paco (y de Sacristán...y de otros buenos sabios) en nuestras vidas de insumisos buscadores de una felicidad universal tal vez inencontrable. 

BIBLIOTECAS Y DISCRIMINACIÓN SOCIAL

BIBLIOTECAS Y DISCRIMINACIÓN SOCIAL

BIBLIOTECAS Y DISCRIMINACIÓN SOCIAL

Artículo publicado el lunes 27 de agosto de 2012

 

Las bibliotecas nunca deberían convertirse en artefactos generadores de discriminación y exclusión social. Se inventaron para otros fines y deben seguir respondiendo al espíritu de su fundación. Ese espíritu se pervierte si se permite que el acceso a los fondos de las bibliotecas públicas exija un trámite discriminatorio hacia una parte de la población, un trato que además contribuya a la exclusión social. Y mucho más en unos tiempos en los que familias enteras sufren la carencia total de ingresos.

 

Pagar 4’40 euros cada año a cambio del carnet de socio de una biblioteca pública parece poco gasto si no se tienen en cuenta las circunstancias de quienes deberán hacerlo si sigue adelante la iniciativa del Ayuntamiento de Zaragoza. Otra cosa parece cuando se repara en lo que significa, proporcionalmente, esa cantidad en la economía doméstica de cientos de miles de ciudadanos, cuya situación socio-cultural está ya de por sí deteriorada. Para la mayoría de ellos generará seguramente una inhibición (más) en su relación con el resto de la sociedad, incluido ese resto de la sociedad que les puede (ya sólo o aún también) hablar por medio de textos, dibujos, películas, música, etc., que se fabricaron con una finalidad civilizatoria general orientada a fomentar la libertad individual y la cohesión social. Y hay algo más: esa medida, de tomarse finalmente, afianzará las peores actitudes de insolidaridad y de exclusión social por parte de una población “con tarjeta ciudadana”, a la que se le hará sentir única receptora legítima de un derecho universal. ¿Quiénes seremos, entonces, los miserables de esta historia?

 

Aún queda la esperanza de un diálogo con buen resultado. Pero, por si acaso, se me ocurre la posibilidad de recaudar un "fondo solidario" al que puedan recurrir quienes se vieran obligados a pagar por hacerse socios de las bibliotecas públicas, de modo que la ciudadanía “con papeles en regla” dé la mano a los vecinos más apurados. Vender libros usados con esa finalidad. Se admiten más propuestas. Lo que no puede ser es permitir la difusión de una cultura de la insolidaridad y la exclusión. ¡Y todo por recaudar dos perras gordas!

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres